COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Una fiscal de juicio pidió ayer lunes que se declare culpable de femicidio al ex esposo de Valeria Vivar, quien fue estrangulada en enero de 2016 en su casa de la ciudad chubutense de Comodoro Rivadavia y su asesino intentó simular un suicidio, informaron fuentes judiciales.

El pedido de la fiscal general Cecilia Codina recayó sobre Héctor Gallardo (39), a quien le atribuyó la autoría del delito de "homicidio doblemente agravado por el vínculo y por mediar violencia de género", el cual prevé la pena de prisión perpetua, y los jueces decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta este martes cuando darán a conocer su veredicto.

El Ministerio Público Fiscal (MPF) de Chubut informó que la fiscal también solicitó que sea declarada culpable por ese mismo delito pero en calidad de "partícipe necesaria" la madre de Gallardo, Lilian Campos (60).

Según Codina, la autopsia y los estudios complementarios establecieron "que no fue un suicidio, sino un homicidio" y que la causa de muerte fue por "asfixia mediante presión antebraquial".

"Los veintitrés cortes que presentaba la víctima en sus brazos fueron realizados post-mortem. Es imposible que la víctima pudiera colgarse ya que la escalera estaba en el patio y el cúter estaba limpio", aseguró la fiscal. 

Para Codina, el móvil del femicidio fue "la discusión previa" que Gallardo tuvo con Vivar (30) y sobre la madre del presunto asesino indicó: "Durante diez años de convivencia, Campos supo que su hijo maltrataba a la víctima".

La fiscal consideró que "Gallardo consideraba a Valeria de su propiedad, existía un avasallamiento subjetivo en la relación de pareja, ésta era una relación sujeto-objeto" y "la marcaba como si fuera ganado mediante múltiples tatuajes en todo su cuerpo con su nombre 'Rubén'".

Por su parte, la defensora oficial Viviana Barillari pidió al tribunal integrado por los jueces Miguel Caviglia, Jorge Odorisio y Mariano Nicosia que absuelva a Gallardo por considerar que "no hay conducta delictiva que reprocharle" al acusado, ya que "Vivar se suicida por ahorcamiento".

Además, la defensora recordó que la víctima "había tenido intentos anteriores de suicidio".

En igual sentido alegó la defensora oficial Lucía Pettinari, quien también consideró que se trató de un suicidio.
Tras los alegatos de las partes, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta este martes a las 12, cuando dará a conocer su veredicto respecto a la declaración de culpabilidad.

Durante el debate, que comenzó el lunes de la semana pasada, una amiga de la infancia de Vivar declaró que Gallardo "golpeaba mucho" a la víctima, la quemó con cigarrillos y hasta la echó de su domicilio.

"Una vez la dejó tres días de cama, estaba tan golpeada que no podía abrir los ojos", recordó la testigo, quien señaló que ante este círculo de violencia Vivar había intentado suicidarse, al tiempo que agregó: "A pesar de todos los maltratos que él le hacía ella lo quería."

También declaró la psiquiatra Vanina Bota, del Cuerpo Médico Forense de Puerto Madryn, quien aseguró que Gallardo no presenta "afectación en las facultades mentales de Gallardo" y que presentaba indicadores de un "trastorno de la personalidad psicopático", siendo uno de los rasgos más salientes "la cosificación de las personas".

El hecho ventilado en el debate ocurrió entre las 4 y las 4.30 del enero de 2016, en una vivienda situada en Saavedra 1490, en el Barrio Pietrobelli de Comodoro Rivadavia, en el extremo sudeste de la provincia de Chubut.

Gallardo está acusado de haber estrangulado a Vivar al presionar el cuello de la mujer con su antebrazo, y ante la presencia de Campos, quien "no impidió que su hijo llevara a cabo el homicidio ni ayudó a la víctima".

Inmediatamente después de que Vivar murió, el asesino decidió ocultar el femicidio y realizó 23 cortes en ambas muñecas de la víctima, tras lo cual, y con la colaboración de un partícipe, colgó un trozo de sábana de una de las vigas del techo del lavadero de la casa y otro pedazo anudado al cuello de la víctima para simular un suicidio.