La familia de Marcela López contrató al reconocido perito y adiestrador Marcos Herrero. Junto a sus perros, Yatel” y “Kassie” recorrieron durante el fin de semana el último rastro de la mujer desaparecida en Río Gallegos hace más de 50 días.

El abogado de la familia, Jorge Trevotich, habló con Radio LU12 AM680  y dijo que durante los días de nuevos peritajes, "los perros llegaron hasta la casa de José Luis Balado", la ex pareja de Marcela. "Se querían meter, querían saltar un paredón lindante", contó.

Hace 50 días que buscan a Marcela.
Hace 50 días que buscan a Marcela.

Detalló que, una vez adentro de la vivienda, "el perro se fue directamente al patio, al mismo lugar donde quería saltar cuando estaba afuera de la casa. En ese rincón había un gallinero, y encontró una cajita negra envuelta en un plástico y un elástico. Había lo que aparentaba ser cuero cabelludo con un mechón de pelo y un juego de llaves (dos de una casa y una de candado)". Algo sobre lo cual una de las hijas de la mujer dijo que, por el llavero, se trataría de "llaves que tenía Marcela de una cabaña que la familia tiene alquilada".

"Siguió buscando e insistía mucho en una cloaca que estaba destapada. Luego, el perro va hacia el fondo, donde había chapas, ladraba sin parar y encuentra, aparentemente un maxilar humano", explicó y agregó que, según el instructor, "si fueren restos de un animal, el perro no ladra porque está entrenado para buscar personas".

Después, el segundo perro buscó en los mismos tres lugares que el primero. "Estamos a punto de descubrir algo que en un principio era una hipótesis que ni siquiera se habían planteado", afirmó Trevotich.

Sobre el final de la entrevista con LU12, el abogado agregó un dato revelador: "En la mesita de luz de Balado, se encuentran dos notas: una con varios números de patente y otra que decía ácido sulfúrico, dos nombres y números de teléfono. El ácido sulfúrico desintegra la masa biológica, la venta de eso es controlada", informó.