Para no ir a juicio por una estafa con una camioneta que vendieron y no entregaron, tres hombres acordaron un pago millonario y una "donación" para un hospital.

El caso se tramitó en la justicia neuquina e involucró a tres ciudadanos integrantes de la comunidad gitana.

Según se estableció, se alcanzó un acuerdo por una probation con el pago de 2.5 millones de pesos a la víctima, un monto que corresponde al doble del perjuicio que se comprobó sufrió.

Además, el acuerdo de partes también contempló donaciones por un año a un hospital.

En una audiencia realizada esta semana, el defensor particular Damián Leonart presentó el acuerdo al que llegaron las partes ante el juez Lucas Yancarelli.

Los tres, informó La Mañana, se encontraban imputados por estafa, en calidad de autor y partícipes necesarios respectivamente, por la compra venta de una camioneta iniciada en febrero de 2020.