SAN LUIS (ADNSUR) - Ocurrió en un hotel de Merlo, en la provincia de San Luis. Las personas que realizaban las tareas de limpieza ingresaron a una habitación y se encontraron con una serpiente pitón de cinco metros en el baño. El animal, además, se estaba comiendo un pollo.

El huésped había dejado las llaves en la recepción más temprano y se retiró del establecimiento.

Mientras realizaban el recorrido habitual por las habitaciones de un hotel ubicado sobre la calle Tissera, las empleadas de limpieza se toparon con una sorpresa poco feliz. Encontraron una serpiente constrictora pitón (Pythonidae) de cinco metros de largo y de un peso aproximado de 40 kilos en el baño de una de las habitaciones.

El animal estaba junto a una valija vacía, abierta, y, por si fuera poco, se estaba devorando un pollo. De inmediato las mujeres dieron aviso a las autoridades locales y se inició una investigación. “Nos contactamos con la persona que había dejado la habitación y luego con Zoonosis de la Provincia”, explicó Leonardo, miembro de Defensa Civil en diálogo con Nosotros a la mañana (eltrece) este viernes.

“El hombre nos manifestó que la recibió el miércoles y su intención era llevarla a Villa Mercedes (a 180 kilómetros del lugar) para dársela al hermano. Pero no contaba con ninguna documentación”, señaló. “Al regresar al hotel nos encontramos con la serpiente adentro de la valija”, agregó.

El operativo de rescate se realizó en conjunto entre la Policía Ambiental, los Bomberos Voluntarios y personal de la Secretaría de Medio Ambiente y Parques. Según informó Agencia San Luis, el animal fue trasladado al Centro de Conservación de Vida Silvestre (CCVS) en la Reserva Florofaunística de La Florida. Allí la pitón recibió atención veterinaria y ahora junto con las autoridades gubernamentales trabajan en su recuperación. El objetivo será encontrar un buscan un destino para reinsertarla en la naturaleza.

La Justicia inició una investigación para determinar algún tipo de vinculación con el tráfico de animales.

Fuente: TN