CAPITAL FEDERAL - La fiscal que investiga la denuncia de violación durante la fiesta en la que participaron jugadores de Vélez, Laura Zyseskind, ordenó la captura nacional e internacional de Juan José Acuña, el principal acusado del abuso.

 La Policía Bonaerense realizó un allanamiento en su casa de Quilmes en la calle Primera Junta pero no pudieron encontrarlo. La policía realizó luego un segundo operativo en una casa del partido de Tres de Febrero, donde detuvieron a dos mujeres que también participaron de la fiesta y, luego de la violación, aprovechando que la víctima estaba desmayada, le habían robado el celular y la billetera. 

Las mujeres ya fueron liberadas y declararán como testigos este sábado a la tarde tres de los cuatro futbolistas que estuvieron en la fiesta.

Zyseskind solicitó los procedimientos a última hora de este viernes y fueron concedidos por el juez, según confirmaron a Infobae fuentes judiciales.

Cuando la policía llegó al domicilio de Acuña se encontraron con su mujer C.M.V., quien les manifestó que al enterarse de lo sucedido había echado a su marido de la casa. En la vivienda también estaba el hijo de 18 años de la pareja. Los efectivos secuestraron ropa, cuatro celulares y un Chevrolet Onix.

DETENIDAS

El segundo objetivo de la bonaerense era la casa donde se presumía que vivían las dos mujeres señaladas como responsables de los robos, ubicada sobre la calle Fray Justa Santa María de Oro en el partido de Tres de Febrero. Allí fue aprehendida Zaira Noelí Barrionuevo, de 23 años, imputada por el delito de robo, y a Graciela Noemí Garrido, que estaba en la vivienda al momento del operativo. 

Los efectivos se llevaron la billetera de la víctima de violación y los celulares de las detenidas, mientras que también se secuestró un Peugeot 206 gris. Ambas mujeres ya se encuentran en libertad.

Acuña es director técnico de fútbol, con paso por Argentino de Quilmes. Ahí habría coincidido con Juan Martín Lucero, el futbolista que alquiló la casa y quien organizó la fiesta. Aunque algunas personas que conocen la intimidad de Vélez señalan que habría un parentesco familiar entre el buscado Acuña y Lucero.

Cuando la víctima fue encontrada inconsciente en la cama con signos de haber sido abusada y de que su amiga gritara por ayuda, todos los concurrentes al lugar decidieron irse. Los únicos que se quedaron fueron Lucero, que llamó al 911, junto a la víctima y su amiga, según consta en el expediente.

Cuando la justicia llegó al lugar, el primero en declarar de manera testimonial fue Lucero, mientras la victima recobraba la conciencia. “Estábamos todos afuera en el parque de la casa cuando baja la amiga de la víctima a los gritos. Nosotros no sabíamos que estaba pasando. Las únicas dos personas que estaban adentro de la casa en ese momento eran mi amigo y la chica abusada. Por ejemplo, Centurión estaba en una reposera en el fondo tomando mate”, relató el jugador.

Una vez que pudo reponerse del estado de inconsciencia que sufría, y que fue utilizado por el violador para atacarla, la víctima pudo declarar frente a la fiscal. De lo poco que se acordaba, además de especificar como había llegado al lugar, explicó que primero había tenido relaciones sexuales consentidas con el futbolista promesa de Vélez Thiago Almada y que luego se encontró en la cama con signos de haber sido abusada. Recalcó que no se acordaba de cómo había sucedido.

La amiga de la víctima contó en su testimonial que luego de un tiempo de no ver a su amiga decidió subir al piso donde están las habitaciones y cuando estaba entrando a una de ellas vio salir a Acuña subiéndose los pantalones. Al ingresar al cuarto vio a su amiga desvanecida con la ropa baja e inconsciente.

La fiscal por el momento no tiene ningún elemento de prueba ni indicio que vincule a los futbolistas del club de Liniers con la violación. Por eso, declararán como testigos los tres jugadores que no lo hicieron aun vía Zoom.

Los jugadores están asesorados por Mariano Lizardo, secretario de Actas y presidente del departamento jurídico de Vélez. Además, el área de género de la institución, al mando de Paula Ojeda, también se puso en contacto con la justicia para acercar cualquier dato que se requiera. La colaboración del club fue ponderada por las autoridades de la fiscalía general de San Isidro.

Mientras continúa la intensa búsqueda del sospechoso, en las próximas horas se enviarán al laboratorio las muestras extraídas del hisopado que le hicieron a la víctima junto a las prendas secuestradas y la ropa de cama del lugar.

En los tribunales de San Isidro sostienen que con las pruebas recogidas hasta el momento, está prácticamente comprobado que ninguno de los jugadores de Velez participó de la violación.

Fuente: Infobae