NEUQUEN - En los últimos meses un misterio comenzó a rondar por diferentes barrios cipoleños. Comentarios entre vecinos, en los comercios y en la calle, evidenciaron que no se trataba de simples casualidades. Los enanos de jardín de muchas casas comenzaron a desaparecer y temen que haya una banda dedicada a robarlos.

“Para mí que es una mafia”, dijo tajante una vecina del barrio Flamingo, quien no quiso dar su identidad por miedo a represalias.

Los hechos se repitieron en varios puntos de la ciudad. La Mañana de Neuquén, informó que en Cipolletti hubo por lo menos tres robos en el barrio San Pablo, uno en el Flamingo, otro en el Pichi Nahuel y dos en el Brentana.

Estos hechos ocurrieron en menos de un mes.