DUBAI - Dos buques petroleros denunciaron haber sido atacados en el Golfo de Omán y 44 tripulantes debieron ser evacuados ante las explosiones registradas, que podrían haber sido causadas por torpedos. 

Las naves fueron identificadas como el Front Altair, con bandera de las islas Marshall, y el Kokuka Courageous, de bandera panameña, según informó diario El País. Además, el medio indicó que la primera transportaba etanol de Qatar a Taiwán y se incendió a las 8.05 hora local, mientras que dos horas más tarde sucedió algo similar en la segunda, a 48 kilómetros de Jask.

 

Incendio en un buque petrolero tras presunto ataque en el golfo de Omán

 

El buque cargaba metanol de Arabia Saudí a Singapur. Uno de los petroleros pertenece a la empresa noruega Frontline y el otro, a la singapureña Schulte.

El lugar del sospechado ataque fue las costas de Fujaira, uno de los siete miembros de la Federación de Emiratos Árabes Unidos.

Desde las firmas dueñas de los barcos afirmaron que están investigando los incidentes.

Las autoridades del Kokuka Courageous anunciaron que sus empleados habían sido rescatados en el Golfo de Omán por una embarcación cercana tras un "incidente a bordo que causó daños en el lado de estribor del casco".

Además, indicaron que una tripulante sufrió lesiones leves y recibía primeros auxilios a bordo del Coastal Ace.

Por su parte, desde Estados Unidos, en pleno conflicto con el régimen iraní por el aumento de las sanciones económicas anunciado por Donald Trump y la confirmación del aumento de presencia militar de Irán en el Golfo Pérsico, la Quinta Flota de la Marina dijo que había enviado fuerzas a la zona para asistir a dos barcos afectados.

Además, el grupo de monitoreo Operaciones Comerciales Marítimas, gestionado por la Marina británica, dio unas coordenadas estimadas para el incidente que lo situaban a unas 40 kilómetros de la costa iraní.

El suceso ocurrió después de que lo que Washington describiera como ataques iraníes contra cuatro petroleros en la región, en la costa de Emiratos Árabes Unidos.

Mientras tanto, Irán negó estar implicada.

El presunto ataque ocurrió en un contexto particular debido a que en estos momentos el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, visita el país en una misión diplomática y con el objetivo principal de evitar cualquier conflicto que pueda derivar de las tensiones entre Washington y Teherán, informó La Nación.

La tensión en la zona ha subido desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que exige que Teherán reduzca sus programas militares y su influencia en Oriente Medio, retiró a su país de un acuerdo entre Irán y las potencias mundiales para rebajar las ambiciones nucleares del régimen islámico.

Fuente: La Nación/AFP/Reuters