Un joven rompió la vidriera e ingresó este lunes a madrugada al negocio de ropa “Kapho Deportes”, en el corazón del centro de Trelew, se llevó prendas y fue demorado por personal policial que se percató del robo. El hombre quedó filmado por las cámaras de seguridad del local. Lograron recuperar la indumentaria.

“Rompieron el vidrio de la puerta, entró una persona y se llevó indumentaria. La policía actuó rapidísimo; lo vieron al muchacho dando vueltas, que se metió al lugar y salió con la ropa. Recuperamos todos inmediatamente, pero quedó toda rota la puerta y las prendas tiradas”, contó a ADNSUR el encargado Roberto Sambueza.

Roberto Sambueza, encargado de "Khapo Deportes", víctima de la inseguridad
Roberto Sambueza, encargado de "Khapo Deportes", víctima de la inseguridad

El intento de robo fue un hecho de inseguridad más de los que vienen ocurriendo en el centro de Trelew, y movilizaron a los comerciantes alarmados que piden respuestas a las fuerzas de seguridad.

El comerciante indicó que el domingo a la noche había bastante movimiento de gente en el centro de Trelew, y los delincuentes estudian el terreno y esperan el momento indicado para dar el golpe. No es la primera vez que rompen vidrieras de los comercios. En lo que va de este año ya hubo varios casos similares.

“Los ladrones esperan a que no haya nadie, el momento justo. Trelew es chico, ellos conocen distintos sectores y los comercios, y buscan el horario”, contó Sambueza quien reconoció que hay presencia policial durante el día, pero el problema ahora es cuando cierran los negocios de noche.

“La policía pasa dos o tres veces por día preguntando cómo está todo, se mueven mucho y cada tantas cuadras hay policías recorriendo. El domingo a la noche había gente por todos lados”, señaló.

Las bandas que salen a la noche también destrozaron vidrios de un estudio contable.
Las bandas que salen a la noche también destrozaron vidrios de un estudio contable.

BANDAS Y VIDRIERAS DAÑADAS

A esto se sumó un nuevo caso de supuestas mecheras descubiertas in fraganti en un local céntrico, y las roturas de vidrios provocadas el sábado en el comercio Ruvill, en la zona semi céntrica de Trelew.

Virginia Villagra, propietaria de Ruvill, contó que entre el sábado a la madrigada “intentaron romper un vidrio que tiene un laminado, no alcanzaron a ingresar y rompieron la puerta del estudio contable de al lado. Siempre hay presencia policial, el problema es que si tienen la posibilidad te roban. No pudieron hacer el boquete. Estamos muy castigados comercialmente y encima ahora tenemos que afrontar arreglar la rotura de la vidriera".

La  vidriera de Ruvill en la zona semi céntrica de Trelew, destrozada el sábado a la madrugada.
La vidriera de Ruvill en la zona semi céntrica de Trelew, destrozada el sábado a la madrugada.

Para la comerciante de Trelew, se juntan los problemas de la delincuencia y la nocturnidad como las dos caras de una misma moneda.

“A la madrugada los policías estuvieron dispersando jóvenes que salen en ebrios de los boliches, dispersan a algunos, y algunos se pierden.  Están preocupados por hacer controles de alcoholemia y por ahí dejan el centro a la deriva. Para dispersar estas banditas tienen que andar de a dos o tres policías”, relató Villagra.

La comerciante cuestionó que sigue faltando la pata de la Justicia para frenar esta ola de robos. “Los menores entran por una puerta y salen por la otra. No hay leyes que hagan responsables a los padres, si son menores que los padres se hagan cargo de las roturas que hacen sus hijos”, sostuvo.

Las mecheras desvelan a los comerciantes de Trelew, que no pueden distraerse un instante.
Las mecheras desvelan a los comerciantes de Trelew, que no pueden distraerse un instante.

Por último, las mecheras siguen desvelando a los comerciantes del centro, como lo muestran las fotos y los videos de whatsapp que circulan en los grupos internos en los que quedaron registrados diversos hurtos.

Los comercios de venta de indumentaria, carteras, accesorios y mochilas son el blanco predilecto de esta modalidad de hurto que se instaló en Trelew y obliga a los empleados de los locales a estar siempre atentos y no bajar la guardia.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!