BUENOS AIRES (ADNSUR) - Gabriel Ramón Ávila era un hombre de 46 años que apareció atado y asesinado en la cama de su casa, en la localidad de Berazategui. Un amigo de él se acercó hasta su casa porque habían pasado muchos días sin que respondiera los mensajes que este le enviaba. Investigan se trata de un crimen vinculado al narcomenudeo.

Su amigo en primer lugar decidió comunicarse con el hermano de Ávila que vive al lado de él. Cuando se encontraron en el lugar utilizaron una escalera para poder observar por la ventana y vieron el cuerpo maniatado a la cama.

Dieron aviso inmediato a la policía que se presentó con una orden que autorizaba el ingreso a la vivienda. Al obtener el acceso encontraron al hombre muerto sobre la cama, atado de pies y manos con una cinta de embalaje, y con manchas de sangre en muebles y el piso, según informó TN.

Los investigadores creen que se trata de un ajuste de cuentas vinculadas al narcomenudeo porque eran frecuentes las visitas de gente para comprar sustancias en la casa de Ávila.

Fuente: TN