RÍO GALLEGOS - Un hombre de unos 30 años se predió fuego este viernes en la localidad de 28 de Noviembre, luego de que intentara acceder -sin éxito- al hogar en el que vive su ex pareja con su hijo menor de edad. Sobre el hombre pesa una restricción de acercamiento, y no era la primera vez que intentaba violarla. Tampoco era la primera vez que amenazaba con quitarse la vida si no le permitían ver a su hijo.

El hombre llegó a la vivienda cerca de la medianoche del jueves, violando la restricción de acercamiento, por lo que su ex pareja llamó a la Comisaría Yacimiento Río Turbio. Los efectivos llegaron al lugar en pocos minutos, pero el hombre ya no estaba allí, indicó El Cóndor.

Dado que la vivienda es cercana al cementerio local, la policía inició un rastrillaje para tratar de descubrir si se encontraba oculto y a la espera de que los uniformados se retiraran para volver a intentar acceder al domicilio.

Según apunta La Opinión, lo encontraron metido dentro de un pozo con una botella de plástico en la mano, que aseguraba estaba llena nafta. Con ella, anunció que se prendería fuego, y aunque oficiales intentaron que deponga su actitud, el hombre se roció con el líquido inflamable y se prendió fuego.

Los policías intentaron apagar las llamas con sus camperas y cuando lo consiguieron el hombre fue trasladado al Hospital de Río Turbio, donde se indicó que llegó con casi el 90% del cuerpo quemado y en gravísimo estado. Inmediatamente se lo internó en terapia intensiva con respirador artificial y su pronóstico era reservado.