RAWSON (ADNSUR) - “No es una cosa de ‘sacar o poner’, sino que es un concepto de trabajo”, detalló Hughes en el Diario de Madryn. Y sostuvo que “un plan operativo puede durar, por ejemplo, dos meses, pero nunca cuatro años, porque se torna vulnerable, es decir que el delincuente le saca la vuelta enseguida”. Sobre esta línea, el Comisario opinó que “no se puede sostener durante cuatro años un sistema operativo de calle, los operativos tienen que ser innovadores, creativos y movedizos, con iniciativa por parte del propio personal que está en la calle”.

Respecto a los controles de alcoholemia y redadas dentro de locales nocturnos como bares y discotecas, Hughes adelantó que “ese tipo de control no lo vamos a seguir haciendo porque es de carácter reactivo, nosotros vamos a atacar el delito desde el conflicto y lo que se hacía antes era actuar cuando el delito ya estaba hecho”.

A su vez, comentó que “si un menor está dentro de un boliche, seguramente ya está consumiendo alcohol, hay que atenderlo antes” y que “nosotros vamos a hacer una apoyatura en el trabajo social desde la prevención del delito, es decir, el delito atacado desde el conflicto, antes de que se produzca y al chico, antes de que vaya al boliche a tomar, porque el que está parado en la esquina consumiendo bebidas alcohólicas, en realidad tiene que estar estudiando, trabajando y buscando su porvenir. Entonces, hay otros factores que tienen que intervenir antes que la policía”. Sobre este punto, Hughes opinó que “la represión es un maquillaje, no resuelve absolutamente nada porque al otro día el chico va a estar dentro del mismo boliche”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!