Desde el lunes 14 de junio no se sabe nada sobre el paradero de Guadalupe, quien desapareció de un cumpleaños en la casa de unos familiares, en la provincia de San Luis. Pese a los rastrillajes y difusión de la imagen de la menor no han habido certeros sobre su paradero.

En este momento, las dos pistas más fuertes en la búsqueda de Guadalupe son que la pequeña fue víctima de trata o de un ataque sexual.

El martes 22 de junio, Yamila Cialone, madre de Guadalupe Lucero, recibió una llamada anónima donde escuchó la voz de una nena, aunque no podía dar certezas de que fuera la voz de Guadalupe. La Justicia inició una investigación para determinar desde dónde había sido realizada esa llamada.

Finalmente, se pudo establecer que provenían de la provincia de Río Negro, pero se descartó que la nena estuviera allí.

“Se pudo descartar que Guadalupe no se encontraba en el lugar cuando se realizó el procedimiento, y estas llamadas son consideradas de carácter extorsivo”, dijo Olivera Aguirre, abogado de la madre.

Yamila Cialone y su abogado se reunieron con el juez de la causa, Ariel Parrillis, quien explicó que a través del área de ciberdelito de la justicia se determinó que las llamadas provenían de Río Negro, y agregó que se realizaron procedimientos donde secuestraron los celulares e identificaron a las personas, pero aún no hay detenidos, informa El Cordillerano.