Los jóvenes proyectaron incluso casarse y, según trascendió a través de su abogado defensor, se tramitó ante el Juzgado de Paz una formalización de “concubinato” y se certificó incluso ante una escribana que fue a verla a la Alcaidía, y hasta se elevaron notas al Juzgado de Paz donde Nahir Quinteros manifestaba tener una relación formal desde el año 2010, aunque era por demás llamativo que nunca se filtraran datos de esa supuesta relación o que Nahir estando en libertad hubiera alguna vez ido a visitarlo cuando él se encontraba privado de su libertad en la Seccional Quinta.

Según informa diario Crónica este viernes, los jóvenes querían tener relaciones íntimas, “visitas íntimas”, y como no la autorizaron, ella elevó esta semana una nota al Jefe de la Alcaidía policial anunciándole que iniciaría una huelga de hambre hasta que le permitan tener esa cita íntima con Facundo.

Allegados a la mujer cuentan que fueron algunos los días de huelga de hambre, pero autoridades de la Alcaidía hablan de algunas horas nomás.

El segundo Jefe del lugar, subcomisario Omar Martínez, habría mandado a llamar a la interna Quinteros para hacerle saber y entender por qué por el momento esa reunión íntima no era posible: es que casi para la misma fecha en que ella empezó los trámites en el Juzgado de Paz a través de su representante legal, Facundo Torres habría iniciado otros casi similares.

En el legajo de Torres figura que tenía permitido visitas íntimas, pero con otra mujer (C.A.A.), y que lo que ella solicitaba no era posible por el momento, menos con la penosa historia por la cual está detenida por una cuestión sentimental. Enterada de esta circunstancia, Quinteros decidió dejar sin efecto la huelga de hambre que venía cumpliendo.

LOS HECHOS

Para la Fiscalía, Quinteros la noche del viernes 18 de septiembre de 2014 a la noche se introdujo abruptamente en un departamento de la calle Felicidad Hernández al 500 del barrio Don Bosco de Km. 8 y sorprendió a la joven Laura B. de 18 años y comenzó a asestarle violentos cortes con un cúter provocándole graves lesiones en un brazo, abdomen, cuello y cabeza, y luego escapó caminando.

La propia víctima -que quedó virtualmente desfigurada, estuvo al borde de la muerte muchos días y, además, estaba embarazada- se encargó de aportar la identidad de la agresora mientras la trasladaban en ambulancia.

Él es Facundo Torres (29) y está cumpliendo una condena de 10 años y 8 meses de prisión por el homicidio a tiros de Sergio “Chiquito” Moreda (46), hecho ocurrido la madrugada del 13 de julio del año 2013 en el exterior del desaparecido pub “Ventarrón” que se encontraba a la vera de la ruta 3 entre los barrios Rodríguez Peña y Próspero Palazzo.

En esta causa también estuvo imputado y condenado a la misma pena el hermano de Facundo Torres, Sebastián Cárdenas (35), quien por estos días cumple prisión preventiva por el homicidio ocurrido también de madrugada en el bar  “Los Troncos” de San Martín y Patagonia, en barrio Jorge Newbery.

Por la causa de “Chiquito” Moreda, otro Tribunal de Cámara absolvería luego a Sebastián Cárdenas y confirmaría la condena de Facundo Torres.