Nahir Galarza está condenada a perpetua por el asesinato de su novio Fernando Pastorizzo en la localidad de Gualeguaychú. Transcurrido ya un año, la joven de 20 años continuó su vida sentimental en la prisión y tiene una nueva pareja.

La noticia trascendió a una semana de cumplirse el primer aniversario del crimen de Pastorizzo,  hecho por el cual Galarza fue sentenciada a la pena máxima en julio pasado.

Según publica el diario UNO de Entre Ríos, el novio de la joven se llama Matías Caudana, quien fue detenido y procesado por integrar una banda narco liderada por su padre, Elbio Gonzalo Caudana.

El joven y Galarza se conocieron cuando Caudana fue autorizado a visitar en la cárcel de mujeres de Paraná a su abuela paterna, quien se encuentra purgando una condena por vender drogas.

Nahir Galarza tiene nuevo  novio y le piden a la justicia poder encontrarse

"En sus pases del penal de varones (UPI) a la UPVI (de mujeres), conoció a Nahir. Matías tenía el permiso por acercamiento familiar con esta señora que es la madre de Elbio Caudana", explicó Augusto Lafferriere, abogado de Caudana.

El letrado hizo una presentación ante el Tribunal Oral Federal de Paraná para que su defendido pueda verse con la condenada por homicidio “para profundizar la relación de noviazgo”.

"No sé bien en qué circunstancias se conocieron Matías y Nahir, pero es seguro que se cruzaron en la cárcel de mujeres y es donde entablaron la amistad, y luego este inicio de la relación que ahora se busca reforzar", añadió Lafferriere.

Galarza se encuentra detenida desde el pasado 30 de diciembre, cuando se presentó ante la Justicia y reconoció haber asesinado a su novio Pastorizzo de dos disparos con el arma de su padre policía.

Tras pasar gran parte de su detención en la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú, actualmente cumple su condena en el Penal de Mujeres de Paraná.

En noviembre pasado, Galarza fue noticia por enfrentarse con otra interna. Según trascendió, la joven discutió con una ex funcionaria municipal condenada por narcotráfico. La fuerte pelea incluyó amenazas de muerte cruzadas, por lo que tuvieron que intervenir las penitenciarias.

Con información de Diario Uno y Clarín