PICO TRUNCADO (ADNSUR) - Dos policías de Pico Truncado, en Santa Cruz, fueron sorprendidos por otros efectivos en una fiesta clandestina, tras un llamado telefónico que alertó sobre música alta y muchas personas en un domicilio.

El hecho tuvo lugar este domingo por la madrugada en una casa ubicada en el barrio Gregores, donde se hizo presente una comitiva de la Comisaría Segunda.

De acuerdo a la información a la que accedió La Opinión Austral, si bien se desconoce por el momento la cantidad de personas presentes en el inmueble, los policías actuantes pudieron notar que adentro había una fiesta clandestina, bebidas alcohólicas, música y mucho festejo.

El efectivo a cargo de la comitiva intentó hablar con el propietario del inmueble o alguna persona responsable del lugar pero nadie contestó hasta que, al cabo de unos minutos, salió un hombre a hablar con él. Casi al mismo tiempo, lo hizo un policía -que trabaja en la unidad de detención-, insultando a sus pares de la Comisaría Segunda y cerrando la puerta.

Según se supo, el hombre no estaba solo, sino junto a otro efectivo, quien también se desempeña en el Servicio Penitenciario Provincial.

Las autoridades procedieron a realizar las actas contravencionales pertinentes y se retiraron del lugar. Más tarde, debieron volver, porque los reclamos continuaron.