CAPITAL FEDERAL (ADNSUR)- José Arce, el hombre fue condenado por el crimen de su exesposa Rosana Galliano, murió a los 68 años mientras se encontraba internado por problemas con su presión arterial. Había sido condenado junto a su madre, Elsa Aguilar, de 86 años, por el crimen cometido en 2008 en Exaltación de la Cruz y luego obtuvo la prisión domiciliaria.

La noticia fue confirmada por familiares de Rosana Galliano, quienes aseguraron que fue uno de los dos hijos actualmente adolescentes de la pareja, el que les comunicó la novedad.

Según publica Ambito, en las últimas horas, Arce había sido internado en el Hospital Sanguinetti, de Pilar, por haber sufrido un pico de prisión.

La tenencia de los menores, dos varones de 13 y 15 años, era reclamada desde hace varios años por su familia materna, que obtendría la misma a partir del deceso de Arce.

El crimen

El 16 de enero de 2008, Rosana, entonces de 29 años, fue asesinada a balazos dentro de su propiedad en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz, por un tirador contratado por Arce y su madre, Elsa Aguilar, el cual nunca fue atrapado.

Los autores intelectuales del femicidio fueron condenados a perpetua. Sin embargo, primero Aguilar y luego su hijo, lograron beneficios que les permitieron estar presos en una quinta, además de quedar a cargo del cuidado y educación de los hijos de la víctima.