ESQUEL (ADNSUR) - Adriel, el chico de 14 años que había sido baleado en medio de una pelea doméstica por su hermanastro, en el primer día del año en una vivienda de Esquel, falleció en las últimas horas en Buenos Aires.

La triste noticia la confirmó la abuela del chico, por medio de un desgarrador mensaje de despedida.

El trágico episodio se desencadenó en la noche del 1 de enero en un departamento del barrio Sargento Cabral en pasaje Verón al 100 en un confuso episodio entre dos chicos de 14 años.

Según se determinó en su momento, mientras manipulaban un rifle de aire comprimido se disparó un proyectil.

Ese impacto le provocó una lesión gravísima que ingresó por un cuenco ocular al cerebro, donde quedó alojado en una incómoda posición para realizar una cirugía.

Mirta Arrigo

Desde esa época el chico se encontraba con su papá en Buenos Aires en un centro de alta complejidad.