Una beba un año murió ahogada en una pileta de lona que habían instalado en el patio de su casa. Ocurrió en la ciudad de Reconquista, Chaco. 

La nena estaba jugando en el agua  junto a sus hermanos, informaron voceros judiciales. Y fue hallada flotando en la pileta por su madre, Gimena Pereyra, de 32 años.

La mujer dijo a las autoridades que se encontraba en el interior de la vivienda junto a otra de sus hijas cuando ocurrió el fatal accidente.

La mujer llegó con su hija en brazos al Sanatorio Reconquista, situado en pleno centro de esa ciudad, alrededor de las 18 horas del lunes, donde los médicos le realizaron tareas de reanimación pero sin éxito.

Una médica policial constató la muerte de la niña a causa de asfixia por inmersión y no halló rastros de violencia, por lo que la fiscalía en turno del Ministerio Público de la Acusación (MPA) ordenó la entrega del cuerpo a sus familiares, indicó Télam.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!