COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) –  Renzo Muñoz se entregó este lunes, era buscado por la policía por estar sospechado de participar del crimen de Alexis Cueva, cuyo cuerpo fue hallado desnudo y con cortes de arma blanca en un zanjón.  Leonardo Bustamante, el otro acusado por el crimen, continúa prófugo y fue a quien Muñoz, en su declaración de este mañana responsabilizó por el homicidio.

La funcionaria de Fiscalía fue quien en la audiencia de este miércoles confirmó que Daniel Orquera, el dueño de la casa donde los dos imputados y el joven asesinado compartieron unas cervezas el sábado por la noche, aseguró que Muñoz lo habría llamado por teléfono confesándole que “se habían mandado una cagada”, y que “hicieron cagar a Cueva”.

LA DECLARACIÓN DE MUÑOZ

Muñoz prestó declaración por primera vez y relató que junto a Bustamente, Orquera y Cueva compartieron unas bebidas el sábado 23 por la noche. “Nos estábamos yendo, estaba mareado y me tiré en el asiento de atrás del auto. Bustamente iba nervioso discutiendo con Alexis. Yo me dormí, se ve que llegamos al departamento de Bustamente y me despierto, ya había luces, música y estaban ellos”, dijo.

Asimismo, aseguró que Leonardo y Alexis seguían discutiendo y se fueron al baño: “No soy de meterme, ellos tenían algo, son homosexuales y tenían algo”, indicó. Y agregó:  “Yo me dormí en la mesa y de un momento me despierto porque escucho algo que se rompe en el baño y cuando entro veo a Bustamente con los pantalones bajos. Alexis estaba arrodillado y lo estaba apuñalando en el cuello, la bacha estaba rota”, afirmó al confesar que vio el crimen.

Luego, explicó que Bustamente lo amenazó con un arma de fuego cuando intentó frenarlo y cerró la puerta con llave. “Veo que Alexis perdía mucha sangre y yo no podía hacer nada”, dijo.

En su crudo relato, Renzo aseguró que Bustamente cargó el cuerpo en su auto y le pidió que lo ayude, le pidió que suba al auto apuntándolo con el arma. “Arrancó el auto y nos fuimos, frenó, me dijo que encienda la linterna del celular, él sacaba a Alexis del vehículo, estaba perdiendo mucha sangre y lo tiró en el descampado. Yo de los nervios no pude hacer nada, me subí y de mi celular llamó a Daniel (Orquera) y le dije que nos habíamos mandado una cagada”, manifestó.

El joven aclaró que luego fueron a la costanera y después  lo llevó hasta su casa. “Al otro día me fue a buscar y quería que lo ayude a lavar el auto. Se fue, me llevó a mi casa y se fue. Él me tenía amenazado que iba a matar a mi mamá”, dijo.

Por último, confirmó que escribió una carta y se fue de viaje: “Le dejé una nota a mi vieja, y anoté en un libro su número y me fui. Hice dedo, me robaron el celular y lo primero que hice fue llamar a mi mamá y me dijo que me estaban buscando, y ahí me vine para presentarme. Con miedo me fui, estaba amenazado y por eso comenté lo que comenté”, dijo y pidió disculpas a la familia de Alexis por no haber podido hacer nada.