SARMIENTO (ADNSUR) -  La ciudad de los lagos está conmocionada por el femicidio de Lorena Piedra. La mujer, de 45 años, fue asesinada de varias puñaladas por su pareja, Samuel Alcala, quien fue detenido gracias al accionar de su pequeña hija de cinco años: vio pasar a un patrullero por el frente de su casa y le avisó a la policía que su padre había asesinado a la mamá.

A través de redes sociales, convocaron para este sábado a una marcha con el fin de pedir "la pena máxima" para el asesino.

A través de un comunicado, amigas de Lorena y mujeres autoconvocadas invitaron a marchar. “Concentración y organización en contra de los femicidios, sábado 11 de mayo a las 17:30 horas. Llevar temperas, telas, cartones, cartulinas, marcadores para realizar banderas y carteles”.

“Consternación por Lorena Piedra, mujer, madre de 38 años, te arrebataron tu vida joven, proyectos y sueños...Te arrebataron de tus dos pequeñas hijas de la peor manera...Te veo trabajando con tu beba en brazos, con sus hermosos ojos que no querían perderte de vista...nuestras charlas: Trabajo, hijos, la vida con sus idas y vueltas... La vida más fácil para algunas y difícil para otras... en fin ... cuesta pero se hace lo posible me decías...Pedimos justicia, penas severas, consuelo para tus hijas y amistades...que descanses en paz y que brille para ti la luz que no tiene fin”, dice el texto. 

LA MATÓ DE VARIAS PUÑALADAS 

El dramático episodio sucedió ayer viernes al anochecer en el barrio Parque Patagonia de la localidad de Sarmiento. Fue alrededor de las 20 en una vivienda situada en la calle Rivadavia al 1.000.

La víctima, recibió varios puntazos de un cuchillo de regulares dimensiones y su muerte se produjo antes de que intentaran trasladarla al hospital. En medio del ataque también apuñaló en el hombro a su otra hija adolescente de 15 años quien permanece internada.

El femicida es oriundo de Corrientes y aunque se desempeñaba como trabajador del volante por estos días se encontraba desocupado. En las próximas horas sería sometido a una audiencia de control en la Oficina Judicial local y al termino de la misma le dictarían la prisión preventiva.

Se especulaba que desde la fiscalía le imputarían un homicidio agravado que tiene como pena la prisión perpetua, cuando todavía no se tenía en claro cuál fue el móvil del asesinato.