ESPAÑA (ADNSUR) - Un hombre de 45 años fue detenido el pasado 31 de diciembre en Gran Canaria, España, acusado de matar a su perro a patadas por haber hecho sus necesidades en la vivienda. Si se prueban los hechos, podrían ser constitutivos de un delito de maltrato animal, tipificado en el artículo 337 del Código Penal, que lleva aparejada una pena de seis a 18 meses de prisión.

Según los testimonios, los vecinos alertaron a la Policía ante los gritos desgarradores del animalito. "Esta familia dejaba solo muchas veces al perrito y lo oíamos llorar. Sin embargo, esta vez eran llantos distintos, de sufrimiento. Por esos avisamos a la Policía", indicaron varios residentes.

Cuando la policía llegó a la casa, el detenido intentó excusarse. "Les dijo que el perro estaba descansando y que no hicieran caso a las quejas de los demás. (...) El perro es pequeño, no sé si era de la raza Yorkshire Terrier", señalaron las mismas fuentes.

El hombre admitió después que le había dado una "pequeña reprimenda" a la mascota por haber hecho algo mal. Los policías insistieron en la necesidad de pasar y de ver al perro. Los agentes consiguieron entrar al domicilio y encontraron al animal muerto.

Poco después llegó a la vivienda la mujer del detenido con sus hijos y al ver a la mascota muerta, los pequeños se pusieron a llorar, detallan medios españoles.