CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - En medio de la polémica por el otorgamiento de prisiones domiciliarias por la pandemia de coronavirus, se conoció otro caso en Mar del Plata que generó debate e indignación, en muchos casos. 

A Barroso, de 62 años, aún le quedan por cumplir nueve años de la condena que recibió por haber mandado a matar a dos trabajadoras sexuales en Mar del Plata. Sin embargo, el hombre volvió a su casa y pasará el resto del encierro allí, por buena conducta y por riesgo de contagio de coronavirus​, según detalló A24. 

La polémica comenzó a partir de la recomendación de la Justicia de liberar presos que pertenezcan a los grupos de riesgo ante el peligro de una propagación masiva del coronavirus en las cárceles.