CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Una adolescente de 14 años murió anoche en el Hospital de Urgencias de Córdoba después de ser baleada en la cabeza por dos motochorros para robarle el celular. El único testigo del brutal ataque fue el hermanito menor de la víctima, un nene de 9 años.

Oriana salió a la vereda de la casa de sus abuelos, después de almorzar, en donde se encontraba de visita. "Su hermanito estaba sentado con ella", contó a Cadena 3 su cuñado, Julián.

Cuando los dos motochorros dieron vuelta por la esquina, la chica se asustó y su primera reacción fue tratar de correr hacia adentro de la casa. En ese momento fue que le dispararon por la espalda.

“Le pegaron en la cabeza. Luego de dispararle, tomaron el teléfono celular y se fueron, así como suena: después de arruinar a una familia de por vida”, agregó el joven.

El disparo ingresó por la nuca de la nena y quedó alojado en el cráneo. La menor agonizó durante varias horas en el hospital y pasada la medianoche los médicos lamentablemente confirmaron su muerte.

"El nene vio todo y le dio todos los datos a la Policía de cómo eran los motochorros”, agregó Julián.

Los motochorros aún no pudieron ser localizados. La causa quedó a cargo del fiscal Ernesto de Aragón.