SAN PETERSBURGO - Un destacado científico ruso que trabajaba en una vacuna contra el coronavirus fue asesinado de una puñalada tras caer por la ventana de su departamento de San Petersburgo, Rusia.

Alexander “Sasha” Kagansky, de 45 años, estaba en ropa interior cuando cayó del piso 14 de su vivienda y murió, según confirmó el medio ruso Moskovsky Komsomolets. El científico también sufrió una puñalada, confirmó la policía local. Su cuerpo fue encontrado por un vecino en la calle Zamshin, según el informe.

La policía cree que hubo una pelea antes de que la víctima cayera o fuera arrojado al vacío, según los informes. Mientras tanto, un hombre de 45 años fue detenido como sospechoso por el crimen.

Kagansky, mejor conocido por su trabajo en la investigación del cáncer, era profesor asistente en Vladivostok y había pasado 13 años trabajando en Edimburgo, Escocia, hasta 2017. Recientemente, trabajó como director del Centro de Medicina Genómica y Regenerativa de la Universidad Federal del Lejano Oriente de Rusia. Además, había trabajado en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, detalló e2news.

Su trabajo de investigación abarcaba la investigación celular, las enfermedades, el descubrimiento de fármacos y la búsqueda de la cura del cáncer mediante la regeneración de tejidos, informó Clarín.