León Aquino, de tan solo 18 meses  falleció el viernes en el hospital El Cruce de Florencia Varela, luego de estar varios días internado  a causa de una "septicemia traumática". También presentaba pinchazos con agujas en distintas partes del cuerpo.

El bebé fue asesinado a golpes en su vivienda y por el crimen están detenidos su mamá y su padrastro, quien estuvo prófugo hasta ser encontrado este domingo, indicaron fuentes judiciales.

El resultado preliminar de la autopsia reveló que sufrió maltratos desde su nacimiento. Además, los médicos forenses extrajeron una aguja oxidada en el cuerpo y tuvieron que retirarla. La principal hipótesis sería la que ocasionó la infección fue la aguja que derivó en la septicemia. Asimismo, se encontraron pinchazos de aguja en diferentes lugares, así como mordeduras en la zona del cuello.

Mataron a un bebé de un año y medio: tenía pinchazos con agujas en el cuerpo

La mamá de León,  Yésica Aquino y Roberto Fernández, el padrastro, se negaron a declarar ante la fiscal de la causa, Gabriela Mateos, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Berazategui. Deberán permanecer detenidos hasta que se resuelva su situación procesal.

La mujer está imputada de delito de "homicidio agravado por el vínculo, premeditación, ensañamiento y alevosía". Mientras que la acusación para el hombre es la misma, excepto por el agravante del vínculo, indicó Télam.

La Justicia de Familia dispuso una medida de abrigo para los hermanos de la víctima, de entre 3 y 12 años, quienes quedaron al cuidado de una tía materna. La pareja residía en la calle 162 al 2600 de Berazategui, donde sus vecinos hicieron semanas atrás una denuncia por los malos tratos que recibían el niño y sus cuatro hermanos.