CORDOBA - Este miércoles un joven de 21 años fue asesinado por dos delincuentes que lo interceptaron cuando estaba con su padre, quien resutó herido. Todo lo que les robaron fue un celular Nokia 1100.

Según informó Crónica, los delincuentes sorprendieron a Julio César Fernández y su hijo Gabriel cuando estaban en avenida Vélez Sarsfield, en la ciudad de Córdoba. Para tratar de disuadir a los ladrones, Gabriel les arrojó una piedra. "Le tiró con una piedra cuando vio que los dos, con gorros, estaban encima de mío", relató el padre.

Hubo un breve forcejeo con los delincuentes, que huyeron mientras disparaban. Una de las balas impactó en la pierna derecha de Julio César, mientras que dos de los proyectiles le dieron a Gabriel en el sector intercostal izquierdo.

Ambos fueron trasladados al hospital Príncipe de Asturias, donde el joven de 21 años falleció. “Nos destrozaron la vida. No sé cómo vamos a salir adelante. Mi hijo no está más. No caigo todavía. Y todo por un celular de mierda”, Expresó Julio César.

En un operativo cerrojo posterior, personal policial logró detener a uno de los delincuentes involucrados, Ricardo Guzmán, de 34 años. Según explicaron fuentes policiales, "fue imputado por homicidio en ocasión de robo".

En tanto, "el otro delincuente que habría participado del asalto fue identificado y se están llevando a cabo distintos allanamientos para dar con él", dijo a Crónica el comisario Fernando Jones.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!