RÍO GALLEGOS - Juan Manuel Padrón, de 40 años, trabajador del Concejo Deliberante, fue hallado muerto de una puñalada en el cuello en la medianoche del sábado. Su pareja, Sofía A., de 24 años, quedó detenida. Ella tenía antecedentes de violencia contra él.

"Yo sabía que esa hija de p... me lo iba a matar", dijo la madre de la víctima en diálogo con La Opinión. "Ellos se conocieron hace un año, este enero se fueron a Puerto Madryn y ella (por Sofía) rompió una botella y le tajeó todo el brazo", aseguró, señalando que la herida superaba los 30 centímetros. 

Pero no hubo denuncias oficiales por violencia hacia él, aunque la familia asegura que  eran constantes. "Él tenía tajos en la espalda también, una vez le pegó un puntazo en la rodilla", mencionaron.

Este crimen comenzó un debate sobre “si la violencia tiene género o no”. En Facebook, la comunidad mostró fotos de la principal sospechosa y de la víctima, exigiendo justicia por la muerte del hombre.

Una relación violenta

Juan Manuel y Sofía tenían una relación desde enero del año pasado y, de un tiempo a esta parte, estaban conviviendo en una morada de los denominados “barrios nuevos” de nuestra ciudad capital.

Hasta allí llegó la policía durante la mañana del sábado tras un “llamado anónimo” por un hecho de sangre, y se encontraron con un escenario que parecía sacado de una película de terror: los dos ambientes de la casa ubicada en la parte trasera del terreno estaban repletos de sangre, reseña La Opinión. 

Según la versión oficial, cuando los policías llegaron, el cuerpo de Padrón estaba sobre el de Sofía. Alrededor de ellos, un charco enorme de sangre. “La femenino se encontraba en estado de alteración” indicó el parte policial.

“¡Que no se muera Juanma, que no se muera Juanma!” eran los gritos desesperados de Sofía a los efectivos. El cuerpo de Padrón estaba cerca de la puerta, ya no presentaba signos vitales, tenía una puñalada certera a la altura del cuello y su deceso se certificó en el lugar.

Las investigaciones sobre el homicidio quedaron a cargo de la Comisaría Tercera y la causa es instruida por el Juzgado Penal Nº 3, de Rosana Suárez. La jueza llegó al lugar de los hechos en horas de la madrugada.

Además de Suárez estuvo presente el jefe de la Seccional Tercera, comisario Gerardo Ruiz; el jefe de la Comisaría de la Mujer, comisario inspector Oscar Águila; el jefe del Cuerpo Médico Forense, Francisco Echandi; la abogada Jovita Vivar y los secretarios del magistrado interviniente y de la Fiscalía Nº 1.

En horas de la tarde del sábado, el cuerpo de Padrón era sometido a la autopsia para determinar la causa de su deceso. Por otro lado, cumplidos los plazos legales, Sofía A. quedó detenida en calidad de principal sospechosa del crimen.

Qué sucedió antes

Padrón, trabajador municipal, había cobrado su salario el día anterior. Los planes eran  pasar la velada con Sofía, yendo a comer a un conocido restaurante del centro de la ciudad y luego unas cervezas en un bar, también céntrico.

“Ellos llegaron medios tomados, pidieron una parrillada y un vino, él estaba bien, tranquilo. Ella más o menos, andaba media perdida”, aseguró un mozo que los atendió en el restaurante.

Luego de comer, cerca de las once y media de la noche, ambos se subieron a su Ford EcoSport y fueron a un bar pool de la calle Kirchner y Sarmiento. 

Una conocida de Padrón se comunicó con la familia de él y les aseguró: “Yo los vi en el bar, él estaba bien, la que hacía espectáculos era la chica”, aseguró la allegada a través de un audio de WhatsApp, ya en la tarde del sábado.

Cerca de la medianoche, volvieron a su vivienda. En ese terreno hay dos casas: la de adelante es la de la hermana de Sofía, y atrás vivía la pareja protagonista de esta historia.

Según pudo saber La Opinión existían antecedentes de violencia de Sofía contra Padrón pero que no fueron denunciados, vecinos y familiares eran testigos de las continuas discusiones de la pareja.

El hecho

La principal hipótesis que se maneja es que Juan Manuel y Sofía comenzaron a discutir, y en un determinado momento ella tomó un cuchillo y lo apuñaló.

Por el desorden generalizado dentro de la vivienda, la pareja habría estado forcejeando. Eso también explicaría las manchas de sangre que cubrieron gran parte de la misma.

A las las 00:12 del sábado, Sofía se comunicó con una expareja, quien es además un exconcejal que vive a la vuelta de su casa. Se fue al patio, manchando las paredes y habló con su cuñado (el novio de su hermana), que también sorprendido por la situación no supo qué hacer. Quince minutos después llegaría la Policía.

Fuente: La Opinión