CATAMARCA (ADNSUR) – Una patota mató brutalmente a un perro que aseguraron, había mordido a una vecina que circulaba en una moto por la localidad de Londrés, Catamarca. El dueño del animal fue denunciado por maltrato por una mujer que alimentaba al cachorro. El cuerpo sin vida del pequeño perro de tan solo siete meses, fue hallado entrerrado en un terreno baldío.

Según relataron los vecinos, el perro fue atacado a golpes luego de que denunciaran que el animal mordió a una vecina que circulaba en moto. "Lo golpearon salvajemente, lo torturaron y cuando ya estaba muerto, lo llevaron a un terreno baldío. Un nene de 11 años contó que, al escuchar los aullidos desgarradores del perro, les pidió desesperado que dejen de pegarle. Sin embargo, los hombres se rieron de él y siguieron sometiendo al animal", indicaron a Crónica.

 

El animal estaba enterrado en un pozo.El animal estaba enterrado en un pozo.
El animal estaba enterrado en un pozo.

 

Por su parte, la mujer que solía darle de comer al animal denunció que "el dueño del perro no solo estaba al tanto de la golpiza sino que fue quien lo mandó a matar de esta manera", dijo y aseguró que  el perro vivía en condiciones deplorables y aseguró que, cuando ella empezó a alimentarlo, el pequeño estaba "flaquisimo, era piel y hueso". Tras el fatal episodio, Claudia Lamas denunció al hombre en la Comisaría de Londrés. 

 

 

Tras reconstruir los hechos gracias a las declaraciones de los vecinos, pudieron encontrar el cuerpo sin vida, con visibles signos de violencia, enterrado en un terreno baldío. "Estaba todo lastimado, su muerte no puede quedar impune, ese pobre animal no sabía si cometía algún daño. Yo amaba a ese perrito, le doy de comer desde que tenía unos 40 días. Su muerte no se justifica con nada. Necesitamos que se haga justicia", suplicó Lamas.