Este lunes, el Ministerio de Turismo de Chubut denunció al dueño de un campo lindero a la Reserva Natural de Punta Tombo que realizó un camino con una máquina sin autorización y aplastó a cientos de nidos.

Por este accionar, quedaron enterrados más de 140 nidos de pingüinos que habitan la reserva.  Fueron los guardafaunas de la reserva quienes se percataron que una persona había realizado un camino sin autorización, el cual pasaba por todo el campo hasta la costa. Al realizarlo con máquinas de alto porte, el dueño del campo aplastó los nidos y electrificó a otro centenar.

Tweet de Gobierno del Chubut

Al respecto, el abogado Eduardo Uzcudún -defensor de Alberto La Regina, uno de los dueños del campo- se refirió al respecto e indicó que "él es uno de los sucesores de su padre junto con su hermano y cada uno tuvo su campo. Se hizo una subdivisión y los dos hermanos son linderos entre sí".

"El hijo de mi cliente el viernes hizo un recorrido, a 8 km de la reserva dentro del área protegida, y se encontró con que se levantó un alambrado electrificado y que se abrió un camino paralelo al alambrado. Todo eso se hizo ingresando al campo de mi cliente”, aseguró en diálogo con Diario Jornada.

Asimismo, Uzcudún sostuvo que “lo grave es que se hizo sobre lugares donde están los pingüinos y nacen sus crías. Los animales no podían transitar libremente, ante eso mi cliente acudió a la reserva y realizó la denuncia".

Rápidamente, Fauna actuó por medio del ministro García, "allí nos citó para el día lunes a una reunión en su Ministerio junto con Fauna y Ambiente. Ellos ya habían estado in situ en el lugar y habían hecho filmaciones. En base a la reunión, el ministro determinó una denuncia judicial”, apuntó.

Tweet de Ministerio de Turismo y AP Chubut

El abogado señaló que el daño ambiental “se hizo dentro de la propiedad de mi cliente, usurpándola e invadiendo su propiedad”. La invasión fue de 100 hectáreas, aunque no pudo precisar el largo del camino trazado por la topadora.

“No tenemos conocimiento cabal de quién pudo haber hecho el alambrado o el camino ni quién fue el autor material”, explicó, aunque se estima que el autor intelectual del hecho es el propietario del campo lindante. Y sostuvo que las únicas personas que tienen acceso a esa zona son “los vecinos linderos tienen acceso”, dijo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!