ESQUEL - El sábado alrededor de las 00.30, un llamado al 101 advirtió que se estaba llevando a cabo una fiesta en una casa ubicada sobre la calle Alsina. Personal policial de la Comisaría Seccional 2° se acercó al lugar y constató que había música alta, pero se entrevistaron con el hijo del propietario, quien estaba solo y bajó el volumen. 

En ese momento, la Policía vio que había seis personas más en la casa y le indicaron al joven cuáles eran las medidas dispuestas por la pandemia de Covid-19, es decir que no se pueden realizar reuniones sociales. Por lo tanto, el joven les indicó a sus amigos que se fueran de la vivienda.

Aproximadamente dos horas después, volvieron a llamar al 101 para advertir la misma situación. Sin embargo, en esta ocasión, el personal policial observó que había personas en el patio delantero consumiendo bebidas alcohólicas, corrieron hacia un patio trasero y apagaron las luces de la casa.

Foto: Red43Foto: Red43
Foto: Red43

 

Como seguían escuchándose algunos disturbios, la Policía ingresó al patio y tocó la puerta. Posteriormente, un grupo de personas con bebidas alcohólicas en la mano comenzaron a salir del patio. Según el informe policial al que accedió Red43, se trataba de entre 50 y 60 personas.

Luego volvió a salir el hijo del dueño de la casa y manifestó que había realizado una fiesta para sus amigos, pero no se imaginó que tomaría tanta dimensión. Quedó imputado por infracción al Art. 205.