COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este lunes, el tribunal de la Cámara en lo Penal de Comodoro dio a conocer su veredicto la audiencia de impugnación de sentencia que se realizó el 28 de octubre por el caso de abuso sexual agravado que tiene como condenado a Jonathan Barría.

Los jueces dieron la razón a la defensa en cuanto al concurso ideal del delito de abuso sexual agravado juzgado, pero mantuvieron la pena de 8 años y seis meses de prisión establecida por el tribunal de primera instancia.

El tribunal de revisión fue presidido por Martín Montenovo, e integrado por Guillermo Müller y Daniel Pintos, jueces de Cámara; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Martín Cárcamo, fiscal general; acompañado por la víctima quién fue asistida por una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito; en tanto que la defensa de Jonathan Barría fue ejercida por Cristina Sadino, defensora pública.

Sin perjuicio del no cuestionamiento del hecho y su autoría, se lo analizó de manera oficiosa por los jueces. Lo que ocurrió en enero de 2019 tuvo ciertas características que quedaron plasmadas en la acusación. La duración del evento y los medios comisivos, el uso de fuerza, cierta clase de intimidación. Un despliegue que sin perjuicio de la ingesta de alguna sustancia, que podría haber puesto al imputado en alguna situación cerca de alguna consideración, todo el despliegue va por el sentido inverso. Acá hay una conducta en contra de la libertad sexual en la cual ocurrieron una serie de despliegues, pero se trató de un episodio. Por lo cual tiene razón la defensa en que es un concurso ideal.

 Más allá del cambio de concurso de real, a ideal, la pena impuesta es la correcta sostuvieron los jueces de Cámara. “La pena impuesta refleja lo probado y lo acreditado respecto de las características graves del hecho”, concluyeron.      

El hecho ocurrió el pasado 30 de enero de 2019, cuando la víctima se encontraba en una parada de colectivos en la calles Huergo y Los Pensamientos, del barrio San Martín. Al advertir la presencia de varias personas de sexo masculino la víctima camina hacia la Av. Rivadavia. Antes de llegar a la estación de servicio, el imputado Jonathan Barría se acerca a la víctima y mediante la utilización de un arma blanca la obliga a la víctima a que lo acompañe, diciéndole “vení, dale hagamos como si fuéramos novios”. Manteniendo el arma blanca contra su cuello y obligándola a caminar hasta un descampado donde la amenaza y luego la somete sexualmente.