SALTA (ADNSUR) -  Rosa Sulca fue asesinada de 17 puñaladas el 28 de marzo pasado en una vivienda del barrio Villa Mitre, de la ciudad de Salta. Por el asesinato ya habían sido detenidos una adolescente de 17 años y un joven de 20, los que habrían cometido el  asesinato en el marco de un robo. La imputación de los policías y los funcionarios civiles se relaciona a la cantidad de llamados que realizó la víctima antes de ser atacada a golpes y puñaladas, los cuales no habrían sido atendidos a tiempo.

Según la información difundida por el diario El Tribuno, los fiscales imputaron y ordenaron la detención de los policías Antonio Exequiel Sanhueso y Juan Carlos Vizgarra, acusados de los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y abandono de persona seguido de muerte, ambos en calidad de autores. También se acusó del mismo delito a otros tres policías pertenecientes al Sistema de Emergencias 911, y a dos civiles, vinculados al Área de Demanda Ciudadana.

El crimen se produjo en la madrugada y la Policía local recibió un llamado de la docente, quien señalaba que la querían "matar", mientras que otra voz femenina interrumpía la comunicación para pedir disculpas y decir que su "tía" tenía problemas mentales.

Dos uniformados acudieron a la casa, tocaron el timbre en forma insistente y al no obtener respuesta se retiraron. A las pocas horas, una vecina se comunicó con el teléfono 911 y alertó sobre movimientos inusuales en la casa de Sulca.

Nuevamente los policiales se hicieron presentes en la casa y encontró a la docente muerta, con 17 puñaladas en la parte superior del abdomen, mientras que en el lugar se encontró el cuchillo utilizado como arma homicida, así lo señaló Telefe Noticias.