COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – En la mañana de este viernes se llevó a cabo la audiencia preliminar del caso de Lorena Paredes, quien fue agredida brutalmente con un hierro por parte de Luis Vidal, su expareja. La justicia decidió que él afronte un julio.

En octubre de 2018 Lorena Paredes ingresó al Hospital Regional completamente desfigurada. Acusó a su ex novio de haberla golpeado con un hierro. “Salió del garaje con un caño, me pegó en los ojos, me agarró de las piernas, de las manos. Yo le pedía que me deje ir. Me empezó a pegar piñas, me arrastró en el piso, hasta el garaje”, relató Paredes. 

A nueve meses del brutal episodio, la justicia decidió que  Luis Rubén Vidal irá a juicio, acusado de violencia de género, lesiones y amenazas a Lorena. Quien además deberá permanecer con la tobillera electrónica.

 “Esta mañana se decidió mantener la medida cautelar que pesa de la tobillera electrónica, hasta que se culmine con el juicio”, dijo a ADNSUR, la fiscal María Laura Blanco; mientras que aclaró que la fecha del juicio  será fijada por la oficina judicial “con suerte antes de fin de año”, afirmó.

Asimismo, la fiscal aclaró que Vidal está acusado de dos hechos distintos que se investigaron y se presentaron pruebas. “La imputación son lesiones leves agravadas por ser la pareja, por mediar violencia de género, son dos hechos y también se imputa  delito de amenazas y daños por un episodio anterior”, detalló.

Blanco además expuso que Lorena manifestó este viernes que se encontró con el vidrio retrovisor del auto roto “no sabemos quién fue, se hizo la denuncia, se avanza para tratar de constatar quien fue al autor, no hay testigos del hecho más allá de las sospechas de ella sobre Vidal”, afirmó.