COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Días pasados se concretó en la modalidad de videoconferencia la audiencia de control de la prisión preventiva que vienen cumpliendo los condenados: Sebastián, Kevin y Marcelo Ibáñez en relación al homicidio de Alan Nahuelmilla, acontecido el pasado 14 de abril de 2018 en la zona de quintas de nuestra ciudad. La fiscal solicitó se mantenga la medida de coerción que pesa sobre los condenados; en tanto que la defensa no cuestionó el pedido pero expresó que aún resta la Impugnación extraordinaria del caso.

La audiencia de control de la medida de coerción fue presidida por los jueces penales Miguel Caviglia y Mariel Suárez; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Camila Banfi, fiscal general; en tanto que la defensa de los imputados fue ejercida por Mauro Fonteñez, abogado particular de los mismos.

En un primer momento la fiscal solicitó se mantenga la prisión preventiva que pesa sobre los tres imputados Sebastián, Kevin y Marcelo Ibáñez, por 6 meses, ya que la causa tiene “doble conforme”, es decir que fueron condenados por un tribunal de primera instancia y dicha sentencia fue confirmada por los jueces de la Cámara Penal de nuestra ciudad.

Sebastián, Kevin y Marcelo Ibáñez fueron declarados, en primera instancia, penalmente responsables del hecho como: “coautores” del delito de “secuestro coactivo doblemente agravado por la participación de 3 o más personas, seguido de homicidio culposo”; y se estableció en consecuencia para Marcelo Ibáñez a la pena de 18 años de prisión, para Sebastián Ibáñez la de 16 años de prisión y para Kevin Ibáñez 15 años de prisión. En virtud del alto monto de las penas persiste el peligro de fuga, fundamentó la fiscal Banfi.

Seguidamente el defensor consintió el mantenimiento de la medida de coerción, hasta tanto la condena quede firme; resta aun la resolución de la Impugnación extraordinaria ante la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia, expresó el defensor.

Finalmente los Jueces penales resolvieron mantener la prisión preventiva de los 3 imputados por el término de seis meses, o hasta que la sentencia quede firme.