Casi 1.300 días sin Norma Carrizo.  Así contabiliza una de sus hijas esta búsqueda que inició el 22 de diciembre de 2017 –el día de su desaparición- y continúa sin ningún dato alentador. “Vivo para la búsqueda, siento que si hay un día que no la busco le estoy faltando a ella. Esta situación no te deja continuar con tu vida... Vos sabés que estás viviendo, estás respirando, pero es como que te quedaste ahí en ese día. No sentís que pasa el tiempo y estás buscando una respuesta que no llega”. Así resume Macarena la inexplicable desaparición de su mamá.  

Norma Carrizo tomó un remís en la puerta de su casa en el barrio Roca, se bajó en la Avenida Moyano de Rada Tilly, una cámara alcanzó a tomarla de espaldas y se convirtió en el único registro que hay de ella. Al mediodía le envió un mensaje a una de sus hijas, en el que no le decía dónde estaba pero sí que tenía algunas cosas para hacer y que llegaría tarde a la casa. Sin embargo, su familia nunca supo por qué llegó hasta Rada Tilly. No tenía ni amigos, conocidos ni familiares en esta localidad. Una vez más, un misterio sin resolver. En “Expedientes Comodoro” repasamos los últimos días de Norma en familia en vísperas de las fiestas de fin de año.

“Norma es hiperactiva; le gustaba ir a la peluquería, visitar amigos... También hay un local céntrico donde ella tiene conocidos a los que iba a visitar y otras tantas iba en modo de trabajo pero más como un pasatiempo. Era época navideña, fue a trabajar el domingo 17 hasta el martes 19 inclusive y el miércoles dejó porque estaba cansada físicamente. Le habían dado el lugar del empaque y había decidido dejar de trabajar”, recuerda su hija.

Los "1300 días" sin Norma Carrizo, la mujer que se tomó un remís a Rada Tilly y desapareció

Un día antes a desaparecer habían estado planificando las fiestas y el viernes salió de su casa y nunca regresó. “Ella cuando dejo de trabajar el miércoles estuvo en la casa y no manifestó nada, ni susto ni miedo, tampoco se la veía pensativa. No manifestó tampoco que se quería ir”.

Llegada la noche su esposo decidió radicar la denuncia en la Seccional Tercera e inmediatamente comenzó la búsqueda pero solo focalizada en Comodoro Rivadavia. Pasaron 8 días hasta que la familia pudo obtener la sabana telefónica donde estaba el registro del llamado a la remisería que la trasladó luego a Rada Tilly. 

“Lo que hice fue revolver toda la pieza para ver qué encontraba, si había alguna carta que pudiera haber dejado y encontré los documentos, la tarjeta de crédito, la de débito, la obra social y la SUBE, por lo que se estima que ella llevo plata arrollada para pagar el remís y desde ahí no sabemos qué pudo haber hecho”, cuenta su hija. 

Una búsqueda demorada

Ocho días pasaron hasta saber que Norma había estado en Rada Tilly. Mientras tanto la investigación se centró en entrevistar a la familia buscando una pista firme. “Cuando nos enteramos de que estaba en Rada Tilly pegamos carteles, fuimos a la Prove, a la playa, consultamos a los vecinos, tocamos una a una las puertas y nadie la había visto. Había muchas casas que estaban en alquiler de temporada, las personas recién llegaban y no tenían ni idea del caso. Los canes fueron 8 días después de que desapareció y estaban desorientados porque en ese lugar ya habían pisado muchas personas”.

Los "1300 días" sin Norma Carrizo, la mujer que se tomó un remís a Rada Tilly y desapareció

El jueves 28 de diciembre de 2017 se realizó el reconocimiento de la zona donde Norma descendió del vehículo junto con la Brigada de Búsqueda de Personas y la Sección Canes. El segundo y último rastrillaje fue el viernes 2 de marzo de 2018 con participación de la Policía Montada, Operaciones, Motos, Guardia Urbana y un avión del Aeroclub. Desde el momento del reconocimiento de la zona donde Norma descendió del vehículo hasta llegar al rastrillaje en Punta del Marqués pasaron 64 días.

Por el momento no hay nuevas líneas de investigación. Sin embargo, su familia creó una página de Facebook “Buscamos a Norma Carrizo donde todas las semanas se postean fotos y recuerdan su búsqueda. De esta manera llegaron aportes con datos y pistas que llenaban de expectativas a la familia, pero que finalmente no arrojaban datos positivos. Se investigó en Buenos Aires, Río Gallegos, Chile, Mendoza, Misiones, Trelew, e incluso en Venezuela.

En enero de 2020 hubo una reapertura de la causa cuando se encontró su celular en La Plata – Villa Elisa, lo que significó una noticia esperanzadora para la familia. “Lo tenía un hombre en su poder que lo encontró en un pub sobre un sillón y se apoderó de él, nunca lo devolvió y cuando le sacaron el celular no había nada de Norma; estaba reseteado. Lo único que había en el celular era de las personas que lo había utilizado antes”, lamenta Macarena.

Esperanzas de encontrarla

Su familia abraza la idea de que Norma volverá; por eso mantienen activa su búsqueda y esperan, aún después de mucho tiempo, que alguien pueda brindarles algún dato sobre su paradero. “Mi papá es como el pulmón. Es el que nos saca adelante porque las hijas estamos como más sensibles... Las desapariciones te afectan física y emocionalmente. No podes dormir pensando dónde está, qué le paso, qué le hicieron; la incertidumbre, el tiempo. Este año fue su cumpleaños y no estuvo. Tiene sus nietos que están creciendo. Veo el cuarto de mi madre armado y pienso que en algún momento va a volver. Yo tengo su ropa colgada todavía; no me animé a guardarla. Estoy esperando que vuelva”.