COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Todo comenzó en la mañana del miércoles, cuando alrededor de las 21 horas, una joven caminaba por la avenida Nahuel Huapi de Kilómetro 8 e imprevistamente apareció un joven de 19 años, identificado como Nilsen Saracho, y le arrebató la cartera. La mujer llevaba documentos y un celular, con los que huyó el sospechoso. Inmediatamente se dirigió a la comisaría y radicó la denuncia.

Pero la cosa no iba a quedar así, porque ya en las últimas horas de la tarde, la damnificada vio a Saracho en inmediaciones de su domicilio y lo reconoció como la persona que le había robado. Cuando sus familiares se enteraron fueron a buscarlo y lo increparon con insultos  y golpes. Fue tal la paliza que terminó confesando a quién le había vendido el celular.

Momentos después llegó la policía para detener la brutal golpiza que recibía el joven que terminó con múltiples golpes en la cabeza y la cara, resultando inclusive con rotura del tabique nasal. En base a lo que Saracho les dijo, los efectivos policiales concurrieron al domicilio del presunto comprador, muy cerca de allí y el hombre reconoció que le había comprado el celular en cuestión, un teléfono muy costoso, y sin poner reparos lo devolvió.

Nilsen Saracho quedó detenido a disposición de la justicia en una causa que se inició como robo, en tanto que esta mañana comparecerá ante el juez penal de turno en una audiencia de control de detención. Según destaca diario Crónica, desde hace un tiempo que Saracho reside en esa zona y ya tuvo inconvenientes con otras personas e inclusive habría sido detenido en otras oportunidades por delitos de hurto.