Héctor González murió el viernes y sus familiares estaban en pleno velorio en una casa de sepelios de la ciudad de La Plata cuando notaron que tenía unas marcas extrañas en el cuello,  a pesar que desde la clínica psiquiátrica donde estaba internado, les habían informado que había fallecido “causas naturales”.

Ante este traumático momento, la familia decidió realizar la denuncia y la autopsia reveló, finalmente que González había muerto por “asfixia mecánica”. Ahora investigan el caso por homicidio.

Según se indicó en el certificado médico emitido por la Clínica Santa Teresa de Avila, el hombre de 68 años había muerto por un paro cardiorrespiratorio, pero en pleno velatorio, la situación dio un giro escalofriante. La esposa del hombre notó un surco que recorría parte de la garganta, pidió intervención a los agentes de la funeraria.

Lo estaban velando y le encontraron marcas en el cuello: ahora investigan un asesinato

Además se contactaron con el centro médico, pero no obtuvieron respuestas. Héctor estaba internado debido a una “enfermedad mental que le impedía desenvolverse por sus propios medios”.

“Tuvimos media hora de velorio, mi tía se acercó y le descubrió las marcas en el cuello. Llamamos a la médica para que viniera y nos explicara qué había pasado. Nos dijo que le habían hecho RCP pero que no habían visto las marcas. Eso es imposible porque eran muy notorias”, aseguró Gisela, una sobrina.

Desde la Fiscalía ordenaron suspender la ceremonia íntima y trasladar el cuerpo hasta la morgue. Luego se ordenó la autopsia que determinó la asfixia mecánica. Es decir que alguien presionó la zona hasta provocarle la muerte.

“La camisa la tenía prendida hasta el último botón. Estaba con eso, un short y sin zapatillas ni nada. Nos dijeron que lo había encontrado un compañero en el baño, pero no dieron más explicaciones. Necesitamos saber quién lo mató, por qué, por qué quisieron ocultar todo y nadie nos da respuestas”, dijo la sobrina a TN.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!