SANTIAGO DE COMPOSTELA (ADNSUR) - La Policía Nacional investiga por estas horas un presunto caso de maltrato animal que fue sido calificado como "vomitivo" por miembros de la comisaría. La denuncia la presentó vecino de la zona de As Cancelas, y la víctima es su perra, de raza boxer.

Según explicó el denunciante, las reiteradas y graves infecciones que estaba padeciendo la perra hicieron que tuviese que acudir varias veces al veterinario para que examinase al animal, pero que en un principio no conseguía determinar el origen de la enfermedad.

La rareza del caso hizo que el veterinario investigase de forma exhaustiva la causa de las continuas infecciones, que afectaban, entre otras partes del animal, a la zona vaginal hasta que finalmente detectó que las causas que originaron el estado de la perra eran que alguien la había abusado sexualmente. 

De acuerdo a la denuncia presentada ante la comisaría, la abusaron "introduciendo reiteradamente la mano en la vagina de la perra", aunque la investigación no descarta que también pudiese haber introducido algún otro elemento.

El denunciante asegura que el agresor es un vecino suyo, al que habría llegado a sorprender abusando de la boxer, porque junto a la denuncia ha aportado un CD con imágenes de los hechos, que habrían ocurrido entre el 1 de julio del año pasado y el 28 de marzo pasado.

De acuerdo a lo informado por el diario La voz de Galicia, junto a las tristes imágenes, el dueño de la perra le entregó también a la Policía Nacional un informe del veterinario que atendió a la boxer en el que acredita que las reiteradas infecciones tienen su causa en la introducción reiterada de la mano del hombre en la vagina.

El Código Penal español castiga el maltrato animal básico -no agravado- con penas de cárcel de entre tres meses y un día a un año para todo aquel que "por cualquier medio o procedimiento maltrate injustificadamente, causándole lesiones que menoscaben gravemente su salud o sometiéndole a explotación sexual".

En el caso de los maltratos graves, para supuestos en los que se hubieran utilizado armas, instrumentos, objetos, medios, métodos o formas concretamente peligrosas para la vida del animal, hubiera mediado ensañamiento, se hubiera causado al animal la pérdida o la inutilidad de un sentido, órgano o miembro principal o los hechos se hubieran ejecutado en presencia de un menor de edad, las penas se impondrían siempre en su mitad superior.

El Código Penal también regula el maltrato muy grave para casos en los que se hubiera causado la muerte del animal. De ser así, la pena de prisión ascendería a un mínimo de seis meses y un máximo de 18, así como a la inhabilitación especial de dos a cuatro años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para su tenencia, detalló el diario español.