ZAPALA - Andrés Villar, de 46 años, secuestró al abogado Pablo Méndez en la mañana de este viernes. El hombre asegura que es inocente. Sin embargo, según entendió la Justicia de Zapala, abusó sexualmente de una adolescente que es hija de una expareja de él.

Villar exige para liberar al defensor que se le realice una nueva cámara Gesell a la víctima. Mientras tanto, el defensor oficial continua atado y en peligro.

"La primera acusación fue abuso sexual simple, la segunda es abuso sexual con acceso carnal reiterado, mas o menos un plazo de dos años y medio. A una nena menor de edad. Yo, a pesar de tener 46 años y haber hecho las cosas como corresponden hoy tengo que andar como una rata, escondido, le destrozaron la casa a mis padres, cuando ellos no tienen nada que ver, aunque yo haya sido realmente responsable de lo que se me acusa, mi padre no tiene nada que ver”, le dijo Villar a Radio Nacional Zapala, mientras mantiene de rehén al defensor oficial.

“El sistema me está condenando por las dudas. Yo acá quiero aclarar algo. No es contra el doctor Pablo Méndez, todo lo contrario. Me voy a encargar que el doctor esté lo más cómodo posible. Yo le dije al fiscal Marcelo Cofre, yo salgo de acá con la verdad o muerto”, afirmó.

Además, se dirigió a la Policía que rodea el lugar y les advirtió: "Tengo el conocimiento necesario para matar a alguien". Está armando con un cuchillo. Junto a él habría también una mujer que participa del secuestro. "Si alguien intenta entrar acá, el doctor Pablo se va para arriba", amenazó Villar.

Algunas del las principales autoridades judiciales de Neuquén viajaron a Zapala, donde se está organizando un comité de crisis para resolver el hecho.

La versión de la familia de Villar

La familia de Villar insiste en que el hombre es inocente de los cargos por lo que fue condenado. "Está situación viene de largo. Él estuvo 9 años en pareja con Marinalda Bravo, la madre de la menor que supuestamente lo acusa. Ella siempre contó que los cuatros hijos que tiene, dos nenas y dos varones, fueron producto de violaciones. Ella además es una persona diagnosticada por esquizofrenia, que jamás se trató con medicamentos. No quiso. Escuchaba voces y tenía visiones", indicó a Clarín la hermana de Villar, Eliana Villar (26) que vive en Villa La Angostura.

La joven asegura que la menor denunció primero en el colegio al cual asistía, una Escuela Técnica de Zapala, que había sido violada en la calle por un desconocido. Después acusó a su propio padre, Roberto Luna, y finalmente a su hermano.

"Hay testigos de lo que digo, profesores, la dirección del colegio, su propia familia. Ella siempre acusó a otras personas de una violación", agrega la hermana del hombre que mantiene como rehén al defensor oficial.

Villar vivió en Loncopué y luego se mudó a Zapala. Si último trabajo fue en Loma Negra pero lo perdió en el marco de esta causa.

Fuente: Clarín