Este lunes se dio conocer el veredicto de los jueces de la Cámara Oral de Río Gallegos para Sergio Vargas Teca, el joven de 27 años que mató a su amigo Germán “Chucky” Gudiño Sánchez, de una puñalada en el corazón. 

El crimen ocurrió el 14 de marzo de 2019 en el barrio Belgrano. Durante una reunión de amigos, la víctima realizó una desafortunada declaración sobre una mujer allegada a Vargas Teca, y tras una discusión lo atacó con un cuchillo.

Cuando ocurrió el violento hecho, todas las personas que se encontraban en la casa fueron detenidos por la Policía y quedaron a disposición de la Justicia, hasta que Sergio confesó para que sus amigos pudieran recuperar la libertad. “Me hice cargo de haber matado a mi amigo porque también habían detenido al resto”, aseguró.

Durante esa madrugada, en la que compartieron vinos y cervezas, “Chuky” le dijo a su amigo: “Esa piba es terrible p... anda con todos”, lo que despertó el enojo del victimario, quien tomó un cuchillo y lo apuñaló en el corazón. Gudiño fue -como pudo- hasta el baño. Se murió a los pocos minutos.

Tras él fue Vargas para ayudarlo, pero ya era muy tarde. Él mismo llamó a la ambulancia y pidió ayuda a un vecino. Así lo recordó al declarar ante los jueces en el debate oral: “Ya teníamos problemas de antes, esta discusión fue el desencadenante nomás. Porque habló de esa chica que es mi amiga y que me dijo eso, que andaba con todos y que estuvo con él”, aseveró ante el juez, seguún publica La Opinión Austral.

Cabral, junto a los subrogantes Diego Lerena y Eduardo López, dio 9 años de cárcel para Vargas Teca, la pena que había requerido la semana pasada el fiscal Iván Saldivia y a la que adhirió el abogado defensor, Emin Charif Sat. El condenado continuará detenido en la Alcaidía local.