SAN JUAN  - El cuerpo mutilado de un jubilado que era buscado desde el miércoles pasado fue encontrado en un baldío del departamento sanjuanino de Chimbas. Por el caso hay cuatro detenidos; entre ellos, una mujer que, se cree, habría "seducido" a la víctima a la salida de un banco, al que lo había llevado su hijo para que cobrar sus haberes previsionales, con la intención de engañarlo, drogarlo y robarle el dinero.

El hallazgo del cuerpo de Luis Arena, de 75 años, se produjo el domingo a la mañana en un baldío ubicado en Santa Cruz y Maradona, en el barrio Los Tamarindos, en aquel departamento situado al norte de la capital de la provincia de San Juan.

Fuentes policiales confirmaron a la agencia de noticias Télam que el cuerpo estaba mutilado y en estado de descomposición, por lo que los investigadores aguardan los resultados de la autopsia para determinar la causa de la muerte.

En la investigación intervienen efectivos de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Criminales de San Juan, que el domingo a la tarde realizaban distintos allanamientos por orden del Segundo Juzgado de Instrucción.

Al no regresar a su domicilio, familiares y amigos comenzaron con la búsqueda del jubilado, que concluyó ayer a la mañana con el hallazgo del cuerpo.

La principal hipótesis es que Arena fue engañado por una mujer que lo interceptó a la salida de un banco al que fue a cobrar la jubilación y, tras seducirlo, lo invitó a tomar algo, le colocó alguna sustancia en la bebida, le robó y lo abandonó herido o ya muerto, con la ayuda de un cómplice, que es su pareja y que también está detenido.

Por el momento, los pesquisas no cuentan con el informe de autopsia que indique si Arenas fue asesinado o si al quedar abandonado y probablemente herido durante el robo se descompensó en el baldío donde fue encontrado el domingo a la mañana.

Si bien hay cuatro detenidos, dos hombres y dos mujeres, los investigadores creen que en las próximas horas dos de ellos serán liberados y que quedarán afectados a la causa solo una mujer y su pareja.

Los voceros dijeron que la sospechosa tiene antecedentes de robos cometidos bajo la modalidad de engaño hacia personas mayores, entre ellos seis casos cometidos en 2016 y uno que se cree que cometió una semana antes del de Arena.

"Son personas que se aprovechan de la situación vulnerable de los mayores, se paran a la salida de los bancos, los seducen mediante engaños, los invitan a tomar algo, le agregan un psicofármaco en la bebida y le producen alteraciones", contó uno de los investigadores.

Luego, agregó, "los trasladan hasta un baldío y allí le quitan el dinero y bienes personales y los abandonan en mal estado o directamente los matan".

En el caso de Arena, los pesquisas de la División Homicidios y del Segundo Juzgado de Instrucción aguardan los resultados de los estudios forenses con el fin de establecer las circunstancias de la muerte.

Junto a la mujer, fue detenida su pareja, un hombre que le habría dado apoyo logístico para cometer el hecho, añadieron las fuentes.

Los pesquisas creen además que la acusada no conocía previamente al jubilado, sino que lo interceptó directamente a la salida del banco cuando fue a retirar dinero.

Fuente: La Nación