TRELEW - El fallecido tenía alrededor de 30 años y se llamaba José Miguel Torres. Las primeras versiones daban cuenta de que había recibido un puntazo en el pecho y que el real destinatario de esa agresión era un sobrino suyo al que el asesino y un cómplice habían andado buscando toda la tarde, preguntando por él en el vecindario para saber en dónde podían ubicarlo.

Se cree que fue así que después de la diez de la noche llegaron a la vivienda del infortunado en la calle Cerro Cóndor al 400, en donde uno de ellos terminaría apuñalando al dueño de casa cuando este habría intentado echarlos del lugar al ver que querían atacar a su sobrino.

A Torres lo trasladaron urgente al hospital, habría llegado al nosocomio agonizando y los médicos aparentemente no pudieron hacer nada por salvarle la vida. Su deceso fue confirmado minutos después de las 23 y ya para ese entonces la policía tenía algunos datos del autor del crimen; información que al ser respaldada con algunas declaraciones testimoniales motivó a un juez de Garantías para ordenar la captura de Sandro Curiqueo; un joven de más de 20 años que al enterarse de que la policía lo andaba buscando se entregó después de la medianoche en la Seccional Segunda. Fuente: Radio3