CIPOLLETI (ADNSUR) - Un perro cruza con rottweiller mordió a un policía y a una joven ciclista. La noche del domingo volvió a lesionar a una mujer y se investiga otro presunto ataque más por parte del can. La policía encerró al animal hasta que el área municipal de Zoonosis lo trasladó hasta la Isla Jordán.

El personal de Zoonosis había logrado castrar al perro con la expectativa de mejorara su conducta territorial y no causara más problemas, pero cuando volvió a su casa con su dueño siguió mordiendo a otras personas. Tras el último ataque, personal de la Comisaría 24 tuvo que encerrar al animal en un calabozo para poner fin a las agresiones a las personas, según detalló diario Río Negro. 

El domingo a la noche ingresó un llamado de auxilio al Comando Radioeléctrico ya que una mujer había sufrido mordeduras en las calles Paraguay y Dante Alighieri de la localidad rionegrina. La policía, una vez en el lugar, constató que la mujer tenía heridas en una pierna.  

“Minutos antes, la señora había intentado auxiliar a una persona tirada y cuando lo fue a agarrar del brazo, fue atacado por su perro (cruza con rottweiler)”, informó el comisario Rubén Ralinqueo a LM Cipolletti.

En ese momento, el hombre yacía en el piso porque estaba alcoholizado, junto a su perro, sin bozal ni cadena, y rápidamente fueron ubicados por la Policía. Los efectivos contuvieron la situación y se llevaron al animal hasta la unidad ubicada en el barrio Don Bosco.

Debido a que allí no hay un lugar especial para alojar animales peligrosos, los efectivos no tuvieron otra opción que dejarlo en un calabozo. 

Intervino el fiscal de turno, pero nadie pudo retirarlo de forma inmediata, de modo que pasó la noche como un detenido. 

De acuerdo a lo informado por fuentes policiales, el animal nunca pudo bajar su agresividad, por lo que, durante las primeras horas, cuando se encontraba sin bozal, hubo que dormirlo para evitar que siga hiriendo a personas. 

El martes, a primera hora, el jefe de Zoonosis, Juan Pedro Díaz, lo retiró del lugar y trasladó en una jaula de seguridad hasta la Isla Jordán, donde permanece encerrado para evitar que se escape y ataque a otros perros y otras personas.

De acuerdo a lo informado por Díaz, el perro ahora está en el refugio, en un canil con candado: “Mañana irá un adiestrador de perros para reinsertarlo. Su dueño también tiene que ir”. Según contó, “orgánicamente está muy bien”, pero advirtió que “tiene problemas de conducta”.

No descartan que, al terminar la readaptación, el can sea dado en adopción a una familia responsable.

En la misma situación que el animal, que es cruza con raza rottweiler hay otros dos animales: una perra dogo y un pitbull, que también están encerrados en un canil de la isla.