BUENOS AIRES (ADNSUR) - El militar retirado y veterano de la Guerra de Malvinas de 60 años que estaba detenido por el homicidio de una pareja de presuntos delincuentes que quiso robarle la camioneta en Moreno fue indagado este jueves y quedó libre, aunque sigue imputado en la causa.


La fiscal Luisa Pontecorvo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 3 de Moreno, consideró que el imputado "puede seguir el proceso en libertad porque no hay peligros de frustración del proceso, tiene residencia fija y un muy buen concepto", según detallaron voceros a Télam.


El hombre sigue sometido a una causa por el delito de “doble homicidio agravado por el uso de arma de fuego", ya que por el momento no hay inicios de que haya actuado en legítima defensa.

El veterano declaró ante la fiscal Pontecorvo este jueves al mediodía tras mantener una reunión con su abogado. 


En las últimas horas se pudo establecer que el hombre, luego de dispararles a los delincuentes, fue hasta un hospital de la zona para internar a su hijo, quien lo había llamado porque tenía que ser operado de urgencia a raíz de una peritonitis.


Por otra parte, la fiscal espera el resultado final de la operación de autopsia de los fallecidos, Priscila Sofía Trigo (28) y Nicolás Gabriel Villalba (21), ambos con antecedentes penales, y de la pericia balística realizada sobre la camioneta Renault Kangoo en la que circulaban. 


El hombre recibió un disparo que le ingresó por la axila izquierda, mientras que la mujer tenía dos impactos, uno en una mano y el restante en el tórax, según los resultados preliminares de la autopsia.


El hecho ocurrió el martes a la madrugada, en la intersección de las calles Italia y Camilli, de Moreno, en la zona oeste del conurbano.


El militar retirado llegó a su domicilio en su camioneta Toyota Hilux luego de visitar a su hijo, que estaba con una urgencia médica y debía ser operado. El hombre regresó a su casa para buscar a su esposa y volver con ella a la de su hijo para cuidar a sus nietos y, en el trayecto, advirtió que una camioneta Renault Kangoo color bordó lo seguía, por lo que ingresó rápidamente a su vivienda.


Cuando el militar retirado volvió a salir de su casa, sorprendió a una pareja de ladrones que intentaba abordar su camioneta, por lo que extrajo su pistola calibre 9 milímetros y disparó.


Ambos sospechosos comenzaron a correr y y se subieron a la Kangoo para escapar, mientras que el hombre les continuaba disparando, según detallaron las fuentes.


A unas seis cuadras del lugar, la camioneta de los acusados chocó contra el portón de una casa, por lo que a raíz de llamados al 911 la policía llegó al lugar y allí los vecinos indicaron que habían escuchado disparos y luego el impacto del rodado.


Adentro de la Kangoo, los policías encontraron a ambos ocupantes muertos, al tiempo que detectaron impactos de bala en el rodado, que registraba un pedido de secuestro activo por un robo en Capital Federal cometido en los primeros días de este mes.


Los voceros detallaron que la Kangoo tenía un orificio de bala en la parte trasera y los vidrios del lateral izquierdo destruidos.


La policía entrevistó a un testigo que dijo haber escuchado al menos cinco disparos y observado a un vecino que se retiraba del lugar tras el hecho.


Tras las primeras averiguaciones, los efectivos determinaron que ese hombre que se retiró era el militar que había disparado contra la pareja hallada muerta a tiros.