Este martes, dos adolescentes de 12 y 16 años se presentaron en la Comisaría y confesaron que habían matado de una puñalada a su papá. La víctima tenía 47 años y fue identificado como Norberto Flandes. El mayor de los hermanos quedó detenido.

Los dos chicos, de 12 y 16 años, se presentaron en la Comisaría y el mayor dijo a los oficiales que habían matado a su padre porque le estaba pegando. El hombre murió por una puñalada en el pecho, a la altura del esternón. Una vecina de la vivienda, mencionó que los chicos estaban desnutridos, que buscaban en la basura para comer y que se escuchaban gritos de madrugada.

El hecho ocurrió en horas de la medianoche en la calle Viamonte al 300. El jefe de la Unidad Regional de Comodoro, Juan Cruz Campos, confirmó que la presencia de los dos menores a la madrugada en la dependencia policial, donde reconocieron "que habían matado al padre tras un hecho de violencia intrafamiliar... uno de los chicos quedó demorado y el menor fue entregado a un familiar".  Luego, un móvil policial fue hasta el lugar y observaron por la ventana a una persona tirada sobre el suelo. Abrieron la puerta y constataron que el hombre estaba muerto en la cocina de la casa.

Después del mediodía se concretó en los tribunales penales ordinarios la audiencia de control de detención en relación al homicidio de Norberto Flandes. La representante de fiscalía solicitó se declare legal la detención del menor y que se encuentra investigando una posible causa de justificación, legítima defensa de terceros.

Al haber ocurrido el hecho en un ámbito familiar y de ser el único testigo un menor de 12 años, todos los avances que se pueden hacer con dicho testigo son a través de una Cámara Gesell.

Asimismo se mencionó en la audiencia que el padre tenía antecedentes penales por violencia familiar, hace poco cumplió una condena por violencia familiar. Se le dio intervención a la Asesoría de Menores e Incapaces y se trabaja en la protección de los menores desde la Asesoría independientemente del hecho que se investiga.

El juez por su parte resolvió que era acertado que se declare legal la detención del menor y que no se formalice el hecho, por ello declaró legal la detención y dispuso la guarda del menor con un familiar.

Presidió la audiencia de control Mariano Nicosia, juez penal; el Ministerio Público Fiscal fue representado por Patricia Rivas y Belén De La Canal, funcionarias de fiscalía; en tanto que la defensa del menor fue ejercida por María Cristina Sadino, defensora pública y por la Asesora de Menores, Patricia Fernández.