VILLA GESELL - Pablo Ventura, el último de los 11 jóvenes detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, fue liberado este martes por la noche.

El juez de la causa decidió darle la libertad al chico que había sido detenido en Zárate, luego de que los otros diez implicados apuntaran contra él como responsable de la muerte.

Los investigadores confirmaron que Ventura, que practica remo y no rugby, estuvo en el restaurante de Zárate donde su abogada alegaba que estaba, según informó Infobae. Además, no aparece en ninguna cámara del boliche de Gesell ni de las inmediaciones de donde tuvo lugar el ataque a Fernando. Otro punto importante fue que no aparece en el contrato de alquiler de la casa donde residían los acusados. No obstante, el remero seguirá sujeto a la causa y participará de la rueda de reconocimiento que se llevará a cabo el jueves.

Las pruebas que presentó la defensa de Pablo Ventura

La familia y el abogado de Ventura explicaron desde un primer momento que el joven ni siquiera había estado en Gesell cuando el grupo de rugbiers asesinó a Báez Sosa. Así lo demostraron un examen médico indicaba que Ventura no presentaba marcas en las manos, ni otros signos de haber participado de una pelea; el relato de cuatro testigos que habían estado con él o lo habían visto; la entrega del teléfono celular para ser peritado y un video que lo ubicaba cenando en el restaurante “La Querencia” de Zárate.

Asimismo, sostuvieron que el joven calza 50 y adelantaron que ese talle no coincidirá con ninguno de los 19 pares secuestrados en la casa de los rugbiers, algunos de los cuales tienen manchas de sangre de la víctima.