PUERTO DESEADO (ADNSUR) – Mientras en Puerto Deseado aún no se puede creer el crimen de un nene de 4 años, que fue tirado a un acantilado por dos hombres que violaron a su madre, la justicia liberó a los dos sospechosos detenidos.

Se trata del hombre que fue detenido en la misma localidad y el sospechoso que fue apresado en la terminal de colectivos de Caleta Olivia, indicó la Opinión Austral.

Las pruebas aportadas por la Policía no fueron suficientes a criterio del juez y el fiscal Horacio Quinteros para, al menos, dejarlos detenidos y avanzar sobre estas pistas. Sin embargo, en el allanamiento, realizado este viernes en esa localidad la Policía encontró al sospechoso con manchas de sangre en sus prendas y zapatillas, y sus rostro lastimado.

El juez al argumentar su decisión explicó que no había argumentos para que continúen detenidos y sentenció: “No le tengo miedo a la marcha”.