El violento episodio ocurrió este lunes en San Miguel de Tucumán. Tras una extensa discusión porque la policía le secuestró el auto a su hijo, un hombre golpeó brutalmente a un inspector que lo hizo caer instantáneamente de su motocicleta. 

El joven fue detenido por el agente cerca de las 11 mientras transitaba por la calle Amador Lucero de la capital provincial sin la patente trasera. Una vez detenido, el conductor manifestó no tener tampoco los documentos del vehículo, informó La Gaceta.

El conductor no tenía el registro de conducir, ni cédula azul, además de que el número de patente grabado en el parabrisas era distinto al de la chapa delantera.

El joven llamó a su padre, y una vez cargado el Fiat de color azul en la grúa, el agresor se colocó a centímetros de un inspector que se había subido a su moto mientras decía "a mí no me toqués".

Entre gestos ampulosos y palabras que no se llegan a entender, la actitud del padre del infractor comenzó a tomar temperatura. "Hablá con quién quieras, no me interesa", le respondió el agente, más tarde identificado en el video como "Fernández".

Le secuestraron el auto al hijo y derribó de una trompada al inspector

Inmediatamente y sin previo aviso, el violento sacó un derechazo e impactó de lleno en el casco del hombre de la fuerza, quien ya con la moto en marcha se desplomó sobre el asfalto.

Padre e hijo, junto a una joven, se dirigieron hacia su camioneta, utilizada para servicio de fletes, tal como indica un cartel en uno de sus costados. Aunque no lograron irse del lugar porque se dio aviso al 911.

Enrique Romero, subsecretario de Tránsito, le manifestó a La Gaceta que se les prohibirá seguir conduciendo, tanto al padre como al hijo. Por otro lado, se les abrirá una causa penal por el desfasaje en el número de patente, además de la correspondiente por la agresión.