El policía de la Comisaría Quinta se encontraba de franco disfrutando de un paseo con su familia. Cuando observó a una mujer que había sido victima de un violento robo. Su intervención permitió detener a uno de los delincuentes.

Ocurrió el jueves alrededor 19 horas del jueves en la ciudad de Río Gallegos.  Cuando un efectivo policial  - que se encontraba de franco -  paseaba junto a su familia por inmediaciones de las calles Mitre y Piedrabuena.   Fue allí que observó a una mujer que había sido victima de un violento robo y que pedía ayuda.

El cabo actuó rápidamente luego de que la mujer le señalará al delincuente y logró atraparlo. Por lo que llamó a la Comisaría Primera de la jurisdicción para alertar del detenido.

La víctima del robo, una mujer de 38 años, relató que el detenido había ingresado a su casa en inmediaciones de las calles Cómodo Py y Rivadavia, junto a otro hombre con intenciones de robarle. Sin embargo, luego de que escaparan, decidió perseguirlos hasta obtener ayuda de un hombre que transitaba por el lugar, resultando ser un policía que estaba de franco.

El joven detenido de 23 años llevaba una play station, un reloj, un teléfono celular y más de 3 mil pesos, además de una bolsa con varios envoltorios con marihuana, según publica La Opinión Austral. El cabo que intervino estando de franco resultó con lesiones leves que se provocó al momento de reducir al delincuente. El segundo ladrón logró escapar.