COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Días atrás se destacaba el accionar de Panificadora San Carlos, que brindaba pan totalmente gratis a aquellos que en este difícil contexto económico no pueden pagarlo. El comercio sufrió el robo de toda la recaudación del mes de marzo, de la que tenía que salir el dinero para pagar sueldos, impuestos, y reponer la materia prima utilizada. En las últimas horas, logró recuperar parte de lo sustraído tras una investigación policial que encontró parte del botín en la casa de un par de empleados de la panadería.

"Uno de los autores era de suma confianza mía; estaba trabajando conmigo desde el primer día", expresó Víctor Cúneo, el dueño de la panificadora, mencionado la decepción que esto implicó y que se sumó al mal trago por el robo.

Cúneo indicó a Actualidad 2.0 que "esto no era plata mía; yo considero que es mía una vez que pagué todo lo que tenía que pagar, y en este caso lo que robaron no era plata mía: era plata de los sueldos de los empleados, plata de la harina, plata de los impuestos".

Mencionó que se trataba de la recaudación correspondiente al mes de marzo, que no había podido ser depositada ya que no funcionaban los bancos por el aislamiento social, preventivo y obligatorio, y que afortunadamente logró recuperar "alrededor de un 90%".

"Yo lo tenía en mi casa, dentro de un vehículo en la parte trasera de mi patio, y entraron por el portón de casa, rompieron el vidrio de la puerta del chofer, entraron al audio y tiraron los asientos traseros hacia adelante y así accedieron al baúl", relató.

"Esto fue el día 12 de abril, las quincenas se pagan el 15, y ahí estaba todo: quincenas, aportes patronales, pago de impuestos, materias primas", dijo, y aclaró que "más allá del robo, las quincenas de los empleados se pagaron en término".

Remarcó que "tuve la desgracia de ser robado, pero la 'gracia' de caer en la Brigada de Investigaciones, que de un primer momento se puso a disposición".

Señaló que la investigación indica que los autores materiales del hecho fueron dos personas, pero que en posteriores allanamientos se encontraron importantes sumas de dinero en las viviendas de algunos empleados de la panadería, que habrían oficiado de "entregadores", ya que conocían el movimiento, monto y destino del dinero.